201307.04
0
0

Con amplio apoyo, Diputados convirtió en ley el registro de ADN para violadores

El proyecto fue sancionado con 211 votos a favor y sólo uno en contra. Más allá de algunos cuestionamientos, oficialismo y oposición coincidieron en que la nueva base de datos facilitará el esclarecimiento de las causas por delitos de abuso sexual.
La Cámara de Diputados convirtió en ley este miércoles, en medio de una intensa presión mediática, el proyecto que crea un banco de datos genéticos para personas condenadas con sentencia firme por abuso sexual.
La iniciativa, cuya discusión viene de larga data en el Congreso, reunió 211 votos, tras un debate de alrededor de tres horas. Hubo sólo un voto en contra, de la monobloquista Marcela Rodríguez.
El Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a Delitos contra la Integridad Sexual tendrá el “fin exclusivo” de facilitar el esclarecimiento de los hechos que sean objeto de una investigación judicial vinculada a delitos de violación.
Por un lado, se registrarán los datos genéticos de personas condenadas con sentencia firme por abuso sexual. También se incorporarían fotografías actualizadas del criminal y una reseña de su domicilio actual y de traslado, de modo de poder hacer un seguimiento.
Por otra parte, el registro contaría con una sección específica dedicada a almacenar muestras obtenidas de las mismas víctimas, que serían incluidas en la base de datos.
El titular de la Comisión de Legislación Penal, Oscar Albrieu (FpV) explicó que no se trata de un banco al que podría acceder cualquier persona, ya que todos los datos serán considerados “sensibles y de carácter reservado” y solo serían suministradas a jueces y fiscales en el marco de alguna investigación por abuso sexual.
La información del registro -que funcionará en el ámbito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación- sólo será dada de baja trascurridos nada menos que cien años desde la iniciación de la causa, ya que “no rigen a este respecto los plazos de caducidad establecidos por el Código Penal”.
Fue ese uno de los puntos cuestionados por algunos diputados. Desde la UCR, Manuel Garrido consideró que “no hay necesidad” de conservar estos datos genéticos durante tanto tiempo, ya que “es un termino exagerado que rompe la tradición argentina en la materia”.
Su par María Luisa Storani, en tanto, también criticó que sólo se incorporen los delitos contra la integridad sexual y se excluyan los referentes a la integridad física. Asimismo, Cornelia Schmidt-Liermann (Pro) remarcó la necesidad de un banco de huellas genéticas digitalizadas no codificante, para los casos de desapariciones por trata de personas o robo de bebés.
Marcela Rodríguez justificó con énfasis su voto negativo, al sostener que “contradice las reformas feministas de los setenta, uno de los pocos avances de violencia sexual contra las mujeres”. También advirtió que el proyecto “no comprende quiénes son los violadores, quiénes son las violadas y por qué se comenten las violaciones”.
Más allá de esto, los cruces estuvieron marcados por las demoras en el tratamiento del proyecto proveniente del Senado, que contaba con dictamen favorable de la Comisión de Legislación Penal de Diputados desde noviembre del año pasado. “Fueron los opositores los que frenaron el avance del tema”, sentenció la kirchnerista Diana Conti, mientras Storani afirmaba lo contrario.
La neuquina Alicia Comelli celebró la flamante norma, pero reconoció que “la sanción de leyes para tratar la seguridad en forma parcial sólo dan resultado coyuntural, nunca van a solucionar el tema en su totalidad si no es con la formulación de un plan integral que involucre a cada actor de la sociedad”.
Fuente: Parlamentario.com (3/7/2013)