201307.25
0
0

Definen nuevo salario mínimo (y más medidas)

El kirchnerismo tendrá esta noche una nueva foto, la décima consecutiva, entre empresarios y sindicalistas que teóricamente están de acuerdo con una suba del salario mínimo vital y móvil de aproximadamente el 25%. Ayer el Gobierno les comunicó por vías indirectas a ambas partes que el alza de la variable se ubicará en ese nivel, en sintonía con promedio en el que cerraron las paritarias 2013, con lo que se ubicará en una cifra de entre 3.500 y 3.600 pesos mensuales. Ése es el dinero mínimo que deberían percibir unos dos millones de personas que trabajan en el país entre seis y ocho horas al menos cinco días a la semana. El dato es en particular importante para sectores como el agropecuario (donde además mayor nivel de trabajo irregular persiste), servicio doméstico, empleados públicos (especialmente municipales en algunas provincias) y maestranza, los rubros donde existe mayor nivel de trabajadores que cobran el salario mínimo. El alza se dará probablemente en dos partes (septiembre y febrero), repitiendo el esquema que se aplicó en 2012.
Anoche se especulaba con que además de este anuncio, el Gobierno podría avanzar con la comunicación de dos proyectos de ley: la oficialización de la suba del mínimo no imponible de Ganancias para la cuarta categoría, según el copyright del diputado Héctor Recalde, y otro de reglamentación de los trabajadores registrados colocándolos en el mismo nivel de los operarios en relación de dependencia y con afiliación directa.
En el primer caso, trascendió ayer que los empresarios, incluyendo a los banqueros, están dispuestos a negociar la aplicación de la suba del mínimo de Ganancias a cambio de la aplicación de impuestos a la renta financiera. Consideran que esta avanzada es ya casi inevitable en el Congreso en el corto o el mediano plazo, y que lo mejor es tener hoy una actitud abierta y negociar que el nivel de aplicación del tributo sea con el mayor nivel posible de depósitos (se habla de unos 200.000 pesos).
Este anuncio (y la posibilidad de la equiparación para los trabajadores tercerizados) dependerá de la decisión personal de Cristina de Kirchner, que hacia el anochecer irá personalmente al Ministerio de Trabajo para presentar el acuerdo final de suba del salario mínimo vital y móvil.
El listado de invitados a participar de los debates sobre el monto de los nuevos salarios de piso (aunque luego se aceptará sin más lo que defina el Gobierno) muestra también este año novedades. En contraposición con la ausencia de Hugo Moyano y su CGT por segundo año consecutivo y la posibilidad de que se produzca un nuevo capítulo de la interna en la central de Antonio Caló, se muestra una notable cohesión empresarial. A Trabajo irán la Unión Industrial Argentina (UIA) con Daniel Funes de Rioja a la cabeza, ADEBA con Jorge Brito, la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (Héctor Orlando), la Cámara de la Construcción (CAC, Gustavo Weiss), la Cámara Argentina de Comercio (Carlos de la Vega), CAME (Osvaldo Cornide) y la flamante Central de Entidades Empresarias Nacionales, diseñada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. La curiosidad es que también estará presente a pleno el sector empresarial más crítico del Gobierno, encabezado por la Sociedad Rural Argentina (Luis Etchevehere), Coninagro (Carlos Garetto), Confederaciones Rurales Argentinas (Alberto Frola) y la Federación Agraria Argentina, con Eduardo Buzzi.

Fuente: Ámbito Financiero (25/7/2013)