201309.02
0
0

Multa por un hisopo en una gaseosa

Una embotelladora de Coca Cola deberá pagar 100 mil pesos, al comprobarse que el elemento estaba en el envase.

El juez de Faltas 2 de La Plata Dante Rusconi sancionó a una de las embotelladoras de Coca Cola con una multa de 100 mil pesos, luego de la denuncia de un consumidor que en un kiosco de la ciudad bonaerense compró una botella de litro y cuarto que dentro tenía un hisopo de algodón.
A partir de la presentación de una mujer llamada Paula Zapata, en julio de 2006, el área de Defensa del Consumidor de la Municipalidad platense intervino en una instancia mediadora, pero la multinacional negó tener responsabilidad en el caso. “La denuncia se presentó en el juzgado de faltas de la ciudad, allí se abrió un expediente. La empresa negó que el hecho fuese real y que la botella pudo ser adulterada o saboteada. Luego de muchos años, a través del Instituto Nacional de Tecnología Industrial pudimos hacer estudios que determinaron que la botella no había sido abierta después de salir de la planta embotelladora”, explicó Rusconi a Radio Provincia.
Para Rusconi, la presencia del elemento en la botella es “riesgo ilegítimo para la salud de los consumidores” porque no es necesario que se produzca un efectivo “daño en la salud del denunciante, puesto que la exigencia legal radica en la no generación de peligros o riesgos para la salud e integridad física de los consumidores, debiendo los proveedores garantizar la seguridad de los mismos (según los artículos 5 y 6 de la ley de Defensa del Consumidor)”.
Según la información, “las pericias demostraron que la falla se originó en algún punto del proceso de envasado, previo a la compra por parte del consumidor, conclusión reafirmada por los resultados del estudio realizado en la planta de embotellamiento”.
En una inspección a la planta de Reginald Lee SA, embotelladora de Coca Cola en La Plata y la región, se comprobó que “los controles eran incapaces de detectar la introducción de elementos extraños en la botella”.
El magistrado aseguró que no se pudo precisar en qué parte del proceso de llenado ingresó el objeto a la botella pero la ley de Defensa al Consumidor establece que “los elaboradores son responsables de los productos que llevan al mercado. Por esto luego de muchos años se le ha ejecutado una multa a la empresa.”
“Alejada la idea de un obrar doloso por parte de quien realizó la denuncia, la responsabilidad es de la empresa –abundó Rusconi– Es muy común que las empresas traten de resolver estos problemas porque significan una falla de la seguridad en el sistema de producción. Siempre hay que observar el producto antes de abrirlo, porque una vez abiertos es muy difícil probar que la falla no se produjo con posterioridad a la apertura.”
En las oficinas porteñas de Coca Cola Argentina no fue posible acceder a una declaración oficial o informal sobre el tema.

Dulce y cara, pero la mejor

Los inmigrantes hispanos de Estados Unidos prefieren la Coca Cola producida en México. Envasada en botella de cristal y con el etiquetado en español, se introdujo hace cerca de una década para satisfacer la demanda de los consumidores de origen mexicano en los estados del suroeste del país y poco a poco empezó a comercializarse en otras áreas. Desde Nueva York a Los Ángeles cada vez son más los seguidores de la bebdida fabricada al otro lado de la frontera, hasta el punto que muchos están dispuestos a pagar el doble de lo que cuesta producido en EE UU.

Fuente: Tiempo Argentino (31/8/2013)