201309.13
0
0

El Senado convirtió en ley el impuesto para financiar la baja en Ganancias

Con la ausencia del bloque radical, el kirchnerismo sancionó las modificaciones en la Ley de Impuesto a las Ganancias para empezar a gravar parte de la renta de capital.

El kirchnerismo aprobó ayer en el Senado y convirtió en ley el proyecto que grava la distribución de dividendos y la compraventa de títulos valores que no cotizan en Bolsa para financiar parte de la rebaja de Ganancias a la cuarta categoría.

El proyecto fue sancionado con 41 votos a favor por parte del oficialismo y 9 en contra por parte del Peronismo Federal y el interbloque del Frente Amplio Progresista (FAP), mientras la UCR se retiró de la sesión a causa de una nueva polémica con el titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde.

El senador oficialista y titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Aníbal Fernández, defendió la iniciativa al señalar que “la presidenta (Cristina Kirchner) toma esta decisión de aumentar impuestos cuando otros gobiernos hacen ajustes, por lo que tienen fuertes desequilibrios fiscales”.

El peronista federal Adolfo Rodríguez Saá criticó la medida y afirmó que “este impuesto se lo impusieron a las pymes, a los que más necesitan la protección y el apoyo del Estado”.

A su turno, el senador del FAP Jaime Linares sostuvo que es una “medida electoral” y que “las reformas impositivas deben ser de manera consensuada”.

Tras los discursos de la oposición, Fernández volvió a tomar la palabra y aseguró que “no se genera ningún perjuicio a las pymes”, porque “la compra-venta de acciones o participaciones la generan sujetos distintos a la pyme”.

La nueva ley grava con un impuesto de 10% a la distribución de dividendos y otro de 15% sobre la compra venta de títulos y valores que no cotizan en la Bolsa.

Con la compra venta de acciones que no cotizan en los mercados el Estado prevé recaudar entre $ 650 millones y $ 700 millones, mientras se estima que el otro tributo reporte unos $ 1.300 millones.

El bloque de la UCR se retiró del recinto modo de protesta contra los dichos del titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, quien volvió a descalificar al radical Gerardo Morales luego del cruce que protagonizaron en un plenario de comisiones de la Cámara alta, en el que el legislador le exigió que pidiera disculpas por haber dicho que él y su par Adolfo Rodríguez Saá eran “zánganos”.

El funcionario ofreció una disculpa “por si alguien se sintió agraviado en sus fueros”, pero ayer a la mañana ratificó sus dichos contra Morales y afirmó que el radical es “mucho peor” que lo que había dicho antes.

Fuente: texto e imagen publicados por El Cronista (13/9/2013)