201311.12
0
0

Divorcio exprés y alquiler de vientres, con un pie afuera del Código Civil

Cinco de los puntos clave incluidos en el nuevo Código Civil que fueron cuestionados por la Iglesia parecen por estas horas heridos de muerte. La elección de Jorge Bergoglio como Papa casi en simultáneo con la presentación del anteproyecto signó la suerte de los capítulos relacionados con el matrimonio, el comienzo de la existencia y las técnicas de reproducción humana asistida que perfilaban un texto de avanzada. El jueves, cuando el oficialismo finalmente devele ante la comisión bicameral del Código el dictamen que procurará aprobar antes del 10 de diciembre, la mayoría de esos artículos sería relegada.

El oficialismo estudia por estas horas una salida elegante para atender los pedidos de la Iglesia y no reabrir el conflicto que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner mantuvo con el Episcopado hasta hace apenas meses. La opción es proponer que los temas más conflictivos del texto sean reglamentados más adelante vía leyes específicas. Esa postergación, sin embargo, sería sin fecha definida.

La reactivación del debate del nuevo Código venía siendo analizada en los últimos meses por el kirchnerismo, aunque faltaba la luz verde definitiva de la Casa Rosada para establecer el cronograma que, ahora sí, seguirá el proyecto. Ese aval llegó horas después de que la Corte Suprema dictaminara la constitucionalidad de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Fue un gesto al presidente del tribunal, Ricardo Lorenzetti, quien estuvo a cargo de la redacción del nuevo Código.

Según las previsiones del Frente para la Victoria, los alrededor de 40 artículos (sobre más 2.600 que tiene el Código) en los que no hay acuerdo con la oposición serían tratados en reuniones específicas a buen ritmo, para convertir en ley el Código antes del recambio legislativo. La amenaza de inestabilidad postelectoral apura al Gobierno.

El primer paso tendrá lugar este jueves desde las 14, cuando la comisión bicameral que analizará el proyecto se reúna en el Salón Azul del Senado. El presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, aseguró al diario La Nación que “contemplarᔠlos “aportes” de la Iglesia. “En términos concretos, significa que va a primar el pedido de la Iglesia”, tradujo una fuente del bloque oficialista consultada por El Cronista.

El pedido de la Iglesia, expresado hace poco más de un año por el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo, incluye que no haya diferencias entre los embriones, ya sean concebidos por vía natural o fuera del vientre. “Sostenemos que la persona es tal desde la concepción, sin distinguir según ella ocurra dentro o fuera del seno materno”, expresó en aquella oportunidad el religioso. En esa línea, la curia cuestionó “la procreación artificial” y la posibilidad de fecundación post-mortem que abre el proyecto.

Además, criticó la simplificación del trámite de divorcio que contempla el nuevo Código, que solo pide la voluntad expresa de uno de los cónyuges para habilitar la disolución del matrimonio. Para la Iglesia, ello alienta las “formas débiles e inestables de familia”.

Fuente: texto y foto publicados por El Cronista (12/11/2013)