201311.20
0
0

Cuáles son las propuestas para terminar con los mensajes de texto “invasivos”

La Comisión Nacional de Comunicaciones y varias asociaciones de consumidores expusieron la problemática en el marco de la discusión del reglamento de telefonía móvil. Qué dirá la normativa. Cuáles son los casos que abarca y qué medidas están implementando las empresas.

Cada vez son más los clientes de telefonía móvil que se quejan porque reciben mensajes invasivos a cualquier hora. Y no sólo eso, sino que muchos de ellos no advierten que se les está cobrando por los denominados “servicios de datos” o “descarga de contenidos”.

Las asociaciones de consumidores estiman que por estos servicios no solicitados o contratados involuntariamente al apretar un botón del celular, las empresas de telefonía móvil facturan mensualmente millones de pesos.

En ese contexto, los integrantes de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) y éstas entidades de defensa expusieron sobre el nuevo reglamento para Usuarios de Comunicaciones Móviles y, entre otros temas, se hizo hincapié en las múltiples denuncias acerca de los envíos de los SMS premium.

En el recinto, el diputado nacional Marcelo Llanos -autor de un proyecto de ley antitrivias-afirmó que cada SMS recibido tiene un valor de entre 6 y 12 pesos + IVA.

Y resaltó que, “teniendo en cuenta que hay 55 millones de usuarios, podríamos decir que con sólo la empresa cobrarle un sólo mensaje por día a los usuarios estaríamos hablando de una estafa de 550 millones por día aproximadamente”.

Si bien las empresas de telefonía aseguran que los clientes contratan este servicio presionando un botón del celular, muchas de las denuncias afirman que se realiza de forma involuntaria.

Esto es así, ya que el mensaje interactivo que dice “aceptar o rechazar” viene preconfigurado con el botón “aceptar” como primera opción. Es decir, que con presionar la tecla para desbloquear o visualizar la pantalla, se activa sólo.

Reglamento
El servicio de contenidos premium es una de las categorías en que se clasifican los SMS basura, aunque no son los únicos. También están aquellos que publicitan determinados productos y los que buscan estafar a los usuarios, como en el caso de los sorteos de automóviles.

Por este motivo, la CNC contempla este problema en su “Proyecto de Reglamento de Usuarios de Comunicaciones Móviles” que, en su capítulo 5, hace referencia a los “mensajes no deseados”.

Dos artículos del proyecto de ley que tiene como fin regular la telefonía celular hacen referencia al envío de SMS basura. El texto de la iniciativa prevé que las empresas que ofrecen servicios vía mensaje de texto requieran el alta mediante un trámite con firma, con el fin de que exista constancia física de que el usuario aceptó ese servicio.

Asimismo, dispone que los clientes puedan darse de baja cuando lo deseen.

En efecto, en el artículo 57 se propone que cuando el cliente reciba mensajes con fines publicitarios o comerciales deba dar su autorización previa y expresa. Así, de no haber respuesta en un plazo de 24 horas, se entiende que el usuario rechazó la propuesta publicitaria.

En tanto, el artículo 58 indica que el que reciba el SMS y lo acepta, podrá solicitar la baja en cualquier momento, descartando así el “mínimo de permanencia”, ese ítem que suele estar en la “letra chica” de los contratos.

En defensa de los consumidores, Llanos explicó que “las empresas se quieren desligar hablando de que son compañías externas y que son víctimas de spam”.

“Sin embargo, ellos son los que facturan y cobran estos servicios, que son difícilmente identificables en las facturas ya que figuran con denominaciones confusas como ‘servicios de datos’, ‘descarga de contenidos’ o números emisores de mensajes que el usuario no sabe identificar”, aclaró el diputado.

Además, explicó que “ya hay antecedentes en Chile con denuncias a las mismas empresas”, por lo que “no pueden decir que desconocían la metodología”.

Por último, el legislador narró el caso de un comerciante que se negó a pagar la factura con el costo de estos SMS, ya que no los había contratado. “Ahora figura en el veraz y le cortaron la línea”, remató Llanos.

Cómo hacer para darse de baja del spam
En caso de recibir alguna de estas notificaciones los expertos consultados por iProfesional recomendaron no responderlas y buscar asesoramiento respecto de las promociones ofrecidas.

Por ejemplo, aseguraron que pueden consultarse las bases y condiciones de las mismas a fin de no ser víctimas de un débito o incrementos indeseados en el consumo de telefonía celular.

En caso de haber respondido a dichos mensajes sin que haya sido informado el costo respectivo, los expertos indicaron que se puede pedir la baja del servicio contratado, para lo cual es necesario enviar un mensaje de texto con la palabra “baja” seguida de un espacio y el nombre del producto.

Por último, destacaron que no deben reenviarse datos personales, bancarios y contraseñas que permitan identificarse o aceptar bases y condiciones.

Si bien las compañías aseguran que puede pasar como máximo un día hábil hasta que la baja se haga efectiva, no son pocos los que afirman que en la práctica se dan infinidad de casos en que simplemente no sucede nada y el usuario sigue recibiendo “servicios” y/o publicidades no solicitados, afrontando el costo respectivo.

Ante esto, los especialistas indicaron que también se puede buscar en el sitio web del servicio de contenido contratado y donde se pueden solicitar los reintegros por los mensajes cobrados indebidamente.

Para el caso de que no se produzca la baja del mencionado servicio o no sea devuelto los pagos en exceso o los daños y perjuicios ocasionados por la demora, explicaron que el afectado deberá concurrir a formular la denuncia al Organismo Gubernamental de Defensa del Consumidor.

Si la audiencia de conciliación fuera dispuesta a una fecha remota que prolongue el trámite innecesariamente en el tiempo, puede reclamarse judicialmente sin necesidad de agotar la vía administrativa.

Según indicaron a este medio, para iniciar un proceso judicial, se requerirá el asesoramiento y patrocinio de un abogado. No obstante, aclararon que todas las acciones por defensa al consumidor gozan de gratuidad por lo que no se abonará ninguna tasa o gasto para su inicio.

En su exposición ante el Congreso, el ingeniero Norberto Capellán, presidente de la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina -entidad de la que forman parte Personal, Claro, Movistar y Nextel- aseguró “desconocer” el tema y no pudo responder acerca del polémico envío, contratación y cobro de SMS a través de mensajes interactivos, indicó Parlamentario.

“En distintos distritos ha habido legislaciones donde los usuarios que no desean recibir propaganda, o lo que sea, se adhiere y a partir de eso no debieran ser receptores de este tipo de mensajes”, indicó Capellán dejando en claro el vacío legal aprovechado por las compañías como el del acceso a la base de datos de los teléfonos.

Al respecto, explicó que si bien hay una Ley de Protección de Datos “no implica que haya alguna gente que pueda obtener información de una manera no correcta”.

En este sentido, Llanos advirtió que las estrategias antes citadas “generan perjuicios económicos y personales ya que las empresas realizan llamados o envían mensajes en momentos inoportunos, molestando a los usuarios a cualquier hora e interrumpiendo sus tareas y hasta pueden resultar estafados por la contratación de bienes o servicios no solicitados con pleno conocimiento de sus derechos y deberes”.

De esta manera, dada la información defectuosa se induce a creer que el servicio es por única vez siendo, en realidad, mensual y de renovación automática (es decir, para toda la vida).

Qué están haciendo las telefónicas
En este escenario, las companías comenzaron a tomar algunas medidas para ayudar a los clientes que sufren el envío masivo de mensajes.

Personal, por ejemplo, implementó desde comienzos de este año un sistema para canalizar las denuncias y bloquear a quienes los mandan. Por mes, reciben unos 9.000 reclamos de usuarios y más de la mitad corresponden a un mismo tipo de mensaje.

Así, cuando reciben SMS indeseados, sus clientes pueden reenviarlos al 7726. Si se comprueba que se trata de un envío masivo y no solicitado por el cliente y si la línea pertenece a esa compañía, se la bloquea. Y, si no, se le informa a la empresa que le brinda el servicio.

En tanto, Movistar habilitó un sitio (www.movistar.com.ar/sms-spam) donde se reciben denuncias y se informa cómo evitar estos mensajes o darse de baja. Además, anunció que instrumentará una plataforma para detectar y bloquear los spam.

Por su parte, Claro implementó un sistema para que los usuarios obtengan una doble notificación cuando están ingresando a un servicio con cargos, ya que muchos dicen no haberse subscripto a ninguno o haberlo hecho en forma accidental sin haber recibido una notificación del costo.

También cuenta con un centro de atención de denuncias por el envío de SMS no solicitados. Una vez hecho el reclamo, el número debería quedar bloqueado. Otra opción es reenviar el mensaje al 351 80060000 para bloquearlo.

Fuente: texto y foto publicados por iProfesional.com (20/11/2013)