201312.05
0
0

La legislatura porteña trata hoy el proyecto del macrismo para extender a los barrios el estacionamiento medido

El oficialismo está dispuesto a hacer modificaciones al proyecto para conseguir algunos votos de la oposición. La ciudad se divide en cinco zonas y sólo en cuatro barrios no habrá que pagar para estacionar. Eliminarían la aplicación del cepo.

Por Eduardo Videla

El proyecto contempla un llamado a licitación para un negocio que hoy explotan dos empresas, con prórroga desde hace doce años. Imagen: Sandra Cartasso

El proyecto contempla un llamado a licitación para un negocio que hoy explotan dos empresas, con prórroga desde hace doce años.
Imagen: Sandra Cartasso

Casi media ciudad de Buenos Aires podría quedar bajo el sistema de estacionamiento medido si se aprueba hoy un proyecto del jefe de Gobierno, Mauricio Macri, que extiende ese sistema al 45 por ciento de las calles porteñas. Según trascendió, el oficialismo incluiría algunos cambios al proyecto inicial, como la eliminación de la inmovilización de los vehículos en infracción mediante el cepo, para sumar algunos de los votos de la oposición que le permitan sancionar la norma. Hoy también se tratan otros controvertidos proyectos como la autorización para construir un nuevo shopping en Caballito. Anoche, vecinos y comerciantes de ese barrio cortaron el tránsito en Rivadavia y Acoyte en rechazo a esa iniciativa. También un gremio docente instaló una carpa blanca frente a la Legislatura contra la creación por ley de un instituto para la evaluación educativa en la ciudad (ver nota aparte).

El proyecto del macrismo impulsa un nuevo llamado a licitación del servicio de estacionamiento medido, pero extendiendo la cobertura, hoy vigente sobre todo en micro y macrocentro, a casi todos los barrios de la ciudad. Según el proyecto, la ciudad estará dividida en cinco zonas, que serán gestionadas por otros tantos concesionarios. Asimismo, se prevén dos tipos de tarifas: una progresiva, para las zonas en que se busca que haya mayor rotación de vehículos, de manera que aumentará el valor a medida que transcurran las horas; y otra simple, en la que el monto de la tarifa será constante, sean cuantas fueren las horas de estacionamiento. A su vez, habrá una tarifa progresiva más cara para los lugares más céntricos, donde la movilidad debería ser mayor.

Uno de los puntos más irritantes del proyecto es que los vecinos tendrían que pagar para estacionar su auto en su barrio, donde hasta ahora lo dejaban sin poner un peso. El proyecto, en principio, contemplaba un descuento para los automovilistas residentes en esos barrios, para que pudieran estacionar en forma gratuita durante ocho horas. Como eso no convenció a un sector de la oposición, el macrismo estaría dispuesto a dejar que el permiso sea gratuito en todos los casos para los residentes. Es que el oficialismo tiene 26 legisladores propios y necesita de algunos votos opositores para imponer su iniciativa. Otra de las prendas de negociación es el cepo, uno de los puntos más resistidos del proyecto. Según trascendió, con esas modificaciones, algunos legisladores del kirchnerismo estarían dispuestos a acompañar el proyecto.

El objetivo explícito del macrismo es “el ordenamiento del tránsito, teniendo por objeto optimizar el uso de un bien público escaso”, que es la calle. Confían en desalentar así el estacionamiento de quienes optan por dejar su vehículo cerca de estaciones de subte, en los barrios, para movilizarse hacia el centro.

Los residentes que quieran acceder al beneficio de estacionar gratis frente a su casa deberán inscribirse a través de Internet. El permiso los habilitaría a dejar el auto a dos cuadras a la redonda de su domicilio. Si no consiguen lugar en ese radio, fuera de él deberán pagar la tarifa como cualquier otro. Solamente se otorgará permiso para un vehículo por domicilio.

El pliego de la futura licitación no habla de requisitos tecnológicos, pero seguramente no se empleará el clásico parquímetro sino un sistema de tickets o tarjetas. El pago podrá hacerse con tarjeta de crédito o a través de mensaje de texto. El proyecto no fija la nueva tarifa, que deberá determinarse tras una audiencia pública, pero se estima que costará entre 3 y 5,50 pesos la hora. Hoy es de 1,40 peso.

Con el estacionamiento medido en los barrios, pasarán a la historia los vendedores de tarjetas en zonas comerciales como Caballito, Belgrano y Palermo. No está claro qué ocurrirá en las calles donde hoy está permitido el estacionamiento en ambas manos y pasan a integrar el mapa tarifado.

Lo que no cambia es el horario de vigencia del sistema: como ahora, es de lunes a viernes de 8 a 20 y los sábados de 8 a 13. Los domingos y feriados, en los lugares habilitados, será gratuito. Y cada una de las zonas tendrá una playa de infractores, hasta donde serán acarreados los vehículos mal estacionados.

Algunos bloques opositores, como la Coalición Cívica, cuestionan las prerrogativas que tienen las concesionarias, SEC y STO, que tienen entre un 36 y un 40 por ciento de preferencia por sus antecedentes técnicos. Por eso votarán en contra, adelantó el titular de ese bloque, Maximiliano Ferraro. Ambas empresas operan el sistema con prórroga desde hace más de doce años: la concesión venció en marzo de 2001.

De acuerdo con el mapa de la futura concesión, las nuevas zonas deberán respetar los límites de las comunas. Sólo cuatro barrios quedarán exceptuados del estacionamiento medido: Villa Soldati, Versalles, Villa Pueyrredón y Coghlan. Los más afectados serán Almagro, Caballito, San Cristóbal, La Boca y Villa Crespo, donde hoy casi no hay parquímetros y que, si se aprueba la ley, tendrán prácticamente toda su superficie bajo el régimen de estacionamiento medido.

Fuente: texto y foto publicados por Página/12 (5/12/2013)