201312.26
0
0

El Congreso debatirá sanciones y prisión para los policías que paren

La Rosada estableció el temario para el verano. Deberá hacer un nuevo llamado, porque las extraordinarias finalizan el martes. Cambiarían el Código Penal

2013-12-26 CronistaAdemás de caluroso, este será un verano relativamente corto para diputados y senadores. El Poder Ejecutivo ya fijó un temario caliente para las primeras semanas de 2014, con al menos dos proyectos que concentrarán la atención pública. Uno es el que lleva la firma del senador Aníbal Fernández y propone sancionar a agentes de las fuerzas de seguridad que dejen de prestar servicio de manera injustificada. Escrito al calor de las protestas policiales de comienzos de mes, el texto establece sanciones económicas y hasta penas de prisión. El otro es el que propone a candidatos para cubrir cargos en 21 tribunales de todo el país y conjueces para la Corte Suprema.
La fecha de los debates aún no está definida, porque si bien la Casa Rosada estableció el temario, aún no prorrogó su llamado a sesiones extraordinarias, que finalizan el próximo martes. En el Congreso, sin embargo, descuentan que el llamado a sesionar llegará para febrero, fecha en la que además el Senado deberá elegir a sus autoridades para 2014.
La iniciativa de Aníbal Fernández llegó a manos de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner días atrás, a través del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Inmediatamente, la mandataria decidió incluirla en el temario de las sesiones extraordinarias.
El proyecto consta de apenas un artículo (más otro de forma) en el que el senador propone modificar el Código Penal para fijar penas a los miembros de fuerzas de seguridad que abandonen injustificadamente el servicio. En principio, quienes así actúen podrán sufrir prisión de uno a tres años e inhabilitación para cargos públicos por el doble tiempo de la condena. Pero además, si como consecuencia de sus actos se producen daños materiales o muertes, la pena de prisión podrá extenderse a los ocho años.
En caso de que sea un militar el que que abandone “su servicio, su destino o que desertare en tiempo de conflicto armado o zona de catástrofe”, la pena será prisión de uno a seis años; con posibilidad de duplicarse si “como consecuencia de su conducta resultare la muerte de una o más personas, se sufrieren pérdidas militares o se impidiese o dificultase la salvación de vidas en supuesto de catástrofe”.
Además, la Casa Rosada envió a último momento al Senado su propuesta de conjueces (magistrados suplentes) para la Corte Suprema y 21 juzgados de todo el país. En la nómina sobresalen nombres vinculados al kirchnerismo, como Graciana Peñafort, Carlos Cárcova, Ricardo Nissen, Arístides Corti, Gustavo Ferreyra y Héctor García Cuerva, entre otros. Para la Corte, en tanto, el primer propuesto es León Arslanian, quien integró el tribunal que condenó a las Juntas Militares en 1985. Arslanian solo actuaría si es sorteado en el caso de que alguno de los jueces titulares sea recusado.
Por otra parte, y más allá de febrero, el Congreso deberá abocarse a dos debates profundos, para finalmente alcanzar las nuevas redacciones de los códigos Civil y Penal.
El primero concentró buena parte de la discusión parlamentaria de fin de año y volverá a ser materia de debate durante 2014 porque, luego de la sanción en el Senado, la Presidenta se mostró dispuesta a introducir cambios cuando la discusión llegue al recinto de la Cámara de Diputados. Sus palabras parecieron referirse específicamente a algunos artículos muy cuestionados durante el debate de los senadores. Según versiones en los pasillos del Congreso, las correcciones alcanzarían a la redacción del artículo 19 (que establece el comienzo de la vida humana) y harían regresar al texto a la función social de la propiedad.
El caso del Código Penal está todavía en la fase de anteproyecto. Ese texto fue elaborado por una comisión de juristas liderada por Eugenio Zaffaroni y está en manos de la Presidenta, quien deberá decidir cuándo lo envía al Congreso. Como punto destacado, la iniciativa propone combinar las penas de prisión con otras “penas sustitutivas” a la cárcel.

Fuente: texto y foto publicados por El Cronista (26/12/2013)