201401.03
0
0

Los debates que se vienen en el Congreso

Tres códigos esperan ser reformados este año. Además, está pendiente el debate sobre la penalización de las fuerzas policiales que dejen de prestar servicio. Las deudas del Parlamento.

Un año “intenso”: así auguró que será 2014 la secretaria parlamentaria del bloque de diputados oficialistas, María Teresa García. En efecto, la etapa electoral quedó atrás y los legisladores tienen el camino allanado para avanzar con proyectos pendientes y rendir cuentas de sus promesas de campaña.

Es casi un hecho que el año parlamentario arrancará en febrero, con una convocatoria a sesiones extraordinarias por parte del Poder Ejecutivo. Así lo adelantó la semana pasada el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

Pero más allá de esa convocatoria, numerosos proyectos esperan ser tratados en ambas cámaras del Congreso. Algunos, de interés para el Gobierno, tienen casi asegurada su sanción, mientras la oposición insistirá con viejos reclamos. Otras iniciativas, de índole social, obligarán a los legisladores a tejer consensos.

Lo cierto es que, pese a la derrota generalizada en las últimas elecciones, el Frente para la Victoria y bloques aliados aún conservan la mayoría parlamentaria, y con ella la capacidad de fijar la agenda y el ritmo del Congreso de cara a los próximos dos años.

El primer proyecto que asoma en este 2014 es la reforma del Código Aduanero. Si bien Capitanich no dio demasiadas precisiones, adelantó que la intención del proyecto será “potenciar el aprovechamiento de los puertos”, como así también “reducir costos”.

Para febrero también quedó pendiente un proyecto del senador kirchnerista Aníbal Fernández para castigar a las fuerzas de seguridad que “abandonen injustificadamente” su servicio, con penas que alcanzarían los 12 mil 500 pesos e inhabilitaciones de hasta ocho años.

La iniciativa había sido incluida en el temario de extraordinarias para el mes de diciembre, luego de los conflictos policiales desatados en varias provincias. Sin embargo, no fue tratada por el Parlamento, mientras algunos bloques de la oposición exigen debatir la sindicalización de la Policía.

En ese decreto, el PEN también había incorporado una serie de proyectos que espera aprobar pronto, como la estatización de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo y la creación de la Universidad de Defensa Nacional.

Una vez iniciado el período ordinario, que la presidenta deberá inaugurar el 1ro. de marzo, al Congreso le esperan debates jugosos y sobre todo, trascendentes para la sociedad. Sin ir más lejos, la Cámara de Diputados tendrá que tratar la reforma del Código Civil y Comercial, con media sanción del Senado.

Según pudo saber este medio, hay grandes posibilidades de que el oficialismo intente dar marcha atrás con una concesión a la Iglesia y devuelva el proyecto al Senado con la redacción original del artículo 19, referido al comienzo de la vida “desde la concepción”.

Fue el jefe del bloque kirchnerista en la Cámara alta, Miguel Pichetto, quien dejó abierta esa posibilidad, que Diputados deberá resolver. “No queremos que salga sólo con los votos del Frente para la Victoria”, sentenció una alta fuente de la Comisión Bicameral, quien adelantó que además ahora “hay que escuchar lo que opinan los nuevos legisladores”.

Asimismo, el Congreso deberá tratar dos leyes especiales que originalmente estaban incluidas en el texto original: la protección de los embriones no implantados, disponibles para ser utilizados en los tratamientos de fertilización asistida; y el resguardo de la propiedad comunitaria indígena. Aunque ninguno de los temas urge al oficialismo.

Además de los códigos Aduanero y Civil, el Parlamento tiene encomendado el debate por el nuevo Código Penal, que será reformado de manera integral luego de los sucesivos “parches” que se le introdujeron en los últimos años.

El mecanismo de la discusión será similar al que tuvo el Código Civil. La comisión redactora -integrada por Eugenio Zaffaroni, Ricardo Gil Lavedra, Federico Pinedo, María Elena Barbagelata y León Arslanián- ya entregó al Poder Ejecutivo el anteproyecto, que luego de ser revisado será enviado al Congreso. Una vez allí, una comisión bicameral creada especialmente se ocupará de emitir dictamen para que el proyecto sea tratado en los recintos.

Si bien no trascendieron demasiados detalles acerca del contenido del texto, éste podría incorporar, entre otras cosas, la figura del “aborto culposo” para casos como el de Carolina Píparo o delitos de mala praxis, si el bebé fallece antes de ser separado del seno materno -es decir, cuando aún esté conectado a la madre por el cordón umbilical-.

El Congreso también tiene pendiente la sanción del mecanismo de elección de los parlamentarios del Mercosur, estipulada en la ley de reforma electoral que instauró las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Por otra parte, el Senado deberá sancionar el Digesto Jurídico, que Diputados aprobó en la última sesión ordinaria de 2013.

En tanto, la oposición intentará introducir en la agenda algunos proyectos de vieja data que son resistidos por el oficialismo. Por ejemplo, algunos bloques adelantaron que insistirán con el 82 por ciento móvil para los jubilados y la reforma del Indec. Otro tema siempre en boga es la ley de acceso a la información pública, que contaba con media sanción del Senado pero perdió estado parlamentario.

Por último figuran temas de índole social que atraviesan transversalmente a los bloques, con pocas posibilidades de avanzar en el Congreso: la despenalización del aborto y del consumo personal de marihuana, que Uruguay ya sancionó.

Fuente: texto publicado por Parlamentario.com (02/01/2014)