201402.10
0
0

Atenta a la Magistratura, la Corte definirá agenda de fallos clave

La Corte Suprema de Justicia comenzará a definir mañana la agenda de causas que tramitará en los primeros meses del año. Estarán todos los ministros y las conversaciones tendrán por trasfondo los complejos avatares presupuestarios del Poder Judicial y la actualidad política del Consejo de la Magistratura que este jueves mantendrá su primer plenario para definir las autoridades que ejercerán durante 2014.

Los ministros se reencontraron el pasado martes pero no hubo lugar para firmas de importancia, sólo para enviar señales de estabilidad en cuanto a la composición de la Corte: Eugenio Zaffaroni relativizó la salida del tribunal que él mismo había anunciado para fines de este año y Carmen Argibay (cumple 75 años en junio) aseguró que también se mantendrá en su vocalía hasta diciembre.

Distintos asuntos pujarán mañana en el Salón de Acuerdos del cuarto piso para entrar en agenda: la resolución sobre la sindicalización de las fuerzas policiales (la procuradora general Alejandra Gils Carbó ya firmó en contra), las acciones contra el cepo cambiario (esto tiene pocas o nulas chances de tratarse porque falta una sentencia de fondo), los clásicos planteos jubilatorios y una serie de planteos relacionados con el expediente por las supuestas irregularidades en la investigación de la causa AMIA (Carlos Fayt siempre sigue de cerca estas cuestiones). Planificación que se hace necesaria ya que a los habituales viajes de Zaffaroni, en la primera etapa del año se sumará también la agenda internacional que planifica Ricardo Lorenzetti.

Esta semana habrá nuevos detalles sobre el reglamento que se está escribiendo en la Corte para dar a conocer las declaraciones juradas de los ministros. El deadline es el mes de abril, cuando los jueces hacen estas presentaciones, pero el asunto requiere tiempos más breves ya que desde fines de 2013 han aparecido múltiples pedidos por parte de ONG (algunas con frondosas vinculaciones en la política y el empresariado) y particulares que desean conocer, cuanto antes, estos datos privadísimos de los magistrados más encumbrados.

El jueves se pondrá fin al suspenso y se conocerá el nombre del nuevo presidente del Consejo de la Magistratura. Ya conocen en la Corte que el secretario de Justicia Julián Álvarez se ha mostrado hiperactivo los últimos días, como nuevo representante del Poder Ejecutivo en el cuerpo colegiado. Realizó una serie de encuentros con los asesores de su antecesor Hernán Ordiales para registrar los temas más urgentes que allí acontecen, mantuvo una reunión con Jorge Capitanich y también con el actual presidente, el camarista Mario Fera. A todos sus compromisos asiste con Franco Piccardi, subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y que, a diferencia suya, tiene un conocimiento más profundo de los pasillos de los tribunales ya que supo trabajar en Comodoro Py.

Para tener en cuenta: la posibilidad inminente de que el Gobierno contribuya con fondos del Tesoro a la Magistratura para pagar los sueldos del mes de febrero de todo el Poder Judicial (la Corte avisó que no financiará más al Consejo) ha mejorado las chances del kirchnerismo de lograr la presidencia de dicho organismo.

El candidato sería el académico Manuel Urriza, hombre de gestos y discurso moderados y que tiene en su haber relatos apasionantes sobre las conversaciones que mantuvo con Juan Perón -siempre los domingos al mediodía- durante el exilio de este último en Puerta de Hierro.

Como suele suceder durante los últimos años, la gran duda será quién de los tres jueces prestará su voto en el plenario para nombrar a Urriza (éste no provendrá de los legisladores de la UCR ni de los dos abogados, siempre distantes a las ideas de Balcarce 50). La falta de entusiasmo en este sentido podría ser cubierta con una ausencia conveniente. No es difícil: en sus despachos siempre espera algún asunto urgente.

Fuente: texto publicado por Ambito Financiero (10/02/2014)