201404.03
0
0

Para la Corte, un rechazo no justifica la emoción violenta

Confirmó una pena a 18 años de prisión para un hombre que mató a su ex de 16 puñaladas porque no quería volver con él.

CorteLa Corte Suprema confirmó una condena de 18 años de prisión para un hombre que asesinó de 16 puñaladas a su ex pareja, delante de sus hijos, y rechazó un recurso que pretendió reducir la pena por “emoción violenta”. El máximo tribunal ratificó la sentencia contra el albañil cordobés José Alberto Pérez, quien el 1° de enero de 2009 asesinó a Nora Díaz. La mujer, informó la agencia DyN, había sido su pareja y Pérez intentaba retomar la relación luego de que se separaran a causa de sus constantes agresiones físicas.

En noviembre de 2009, la Cámara del Crimen de Córdoba condenó a Pérez, con antecedentes de alcoholismo, por los delitos de “homicidio simple, hurto calamitoso y lesiones leves”. Para la condena fue determinante el relato de los dos hijos de la mujer, el mayor de los cuales, de 12 años, intentó frenar la agresión que acabó con la vida de su madre. Cuando dos vecinos ingresaron a la casa, encontraron a la hermana del niño, de ocho años, tapando con sus manos una herida que la mujer tenía en el cuello.

La defensa de Pérez argumentó que había actuado bajo “una ebullición súbita de sus sentimientos, sufrió una conmoción violenta de su ánimo que dominó su espíritu y suspendió la acción libre y natural de su intelecto, actuó con sus frenos inhibitorios disminuidos en un ‘raptus’ emocional –súbito y explosivo– producto de su reacción inmediata ante el agravio inesperado que le significó el rechazo de su mujer”. Pero los jueces concluyeron que Pérez actuó en forma “conciente y voluntaria”.

Fuente: texto publicado por Clarín (01/04/2014)