201405.22
0
0

La Justicia ordenó descuentos para los usuarios frecuentes del subte

Le impuso a la Ciudad readecuar la tarifa escalonada para que accedan al valor más bajo, de $ 2,70, sin hacer tantos viajes; también, que los abonos no venzan o duren al menos 180 días

LaNacionLos viajeros frecuentes del subte gastarán menos en pasajes: la justicia porteña ordenó ayer al gobierno de la ciudad instrumentar de inmediato nuevas bandas de descuentos para que los usuarios puedan acceder a la tarifa más baja prevista, de $ 2,70, sin realizar tantos traslados como ocurre hoy.

Además, insistió en que Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) deberá lanzar un abono para 20 viajes, a la par de los ya existentes por 30, 40 y 50 viajes, y que ninguno tenga vencimiento. O bien posean una validez, como mínimo, de 180 días.

Así lo determinó ayer la jueza en lo contencioso administrativo porteño Elena Liberatori, al resolver un planteo relacionado con el incumplimiento de Sbase a una medida cautelar emitida el mes pasado, que le ordenaba readecuar el esquema tarifario por considerarlo inequitativo.

El expediente es impulsado desde que la Ciudad aumentó la tarifa del subte de $ 3,50 a $ 4,50 ($ 5 sin SUBE) por el diputado porteño Alejandro Bodart (MST), que ayer celebró la decisión de Liberatori. En tanto, voceros de Sbase dijeron a LA NACION que el Departamento de Legales de la empresa evaluará el contenido y los alcances de la resolución de Liberatori, y qué respuesta brindarán a la Justicia.

Junto con la suba del pasaje general a $ 4,50, Sbase estableció una tarifa escalonada que prevé que a partir del viaje 21 se abonen 3,60 pesos; a partir del número 31, $ 3,15, y a partir del traslado 41, $ 2,70.

Liberatori entendió que el sistema no beneficia a los pasajeros, ya que, tras un pormenorizado análisis, concluyó que apenas tres meses del año tienen 22 días hábiles y, por lo tanto, sólo en esos tres períodos los usuarios (viajando dos veces por día) podrían alcanzar la menor tarifa prevista.

Curiosamente, la jueza no contempla que los pasajeros pueden usar el servicio de subte también sábado, domingos y feriados. Ni que algunas personas pueden realizar más de dos viajes por día.

Por eso, ordenó ayer a Sbase que aplique “en forma inmediata” un escalonamiento de la tarifa diferente, para poder cumplir con el precepto constitucional de la equidad entre los usuarios, facilitando el acceso al precio más bajo del boleto.

En una medida cautelar dictada en abril pasado, también había obligado al gobierno porteño a actuar en este sentido, pero, al constatar el incumplimiento en la readecuación del cuadro tarifario, ayer la propia magistrada fijó el esquema de descuentos.

Liberatori decidió que la tarifa de $ 3,60 empiece a regir a partir del viaje 17; la de $ 3,15, a partir del viaje 25, y la de $ 2,70, a partir del viaje 34. De este modo, todos los meses del año los pasajeros podrán alcanzar el máximo beneficio.

Además, ordenó a Sbase determinar un vencimiento “con una fecha lejana” de los abonos existentes (por 30, 40 y 50 días), o bien “conforme a la posibilidad que (la empresa estatal) hiciera saber al tribunal” extienda la duración de los mismos a 180 días con renovación automática.

Paralelamente, volvió a reclamar a las autoridades el lanzamiento de un cuarto abono por 20 viajes y dio un plazo de cinco días a Sbase para que informe cuándo estará disponible.

En la primera cautelar que dictó en el expediente, Liberatori había cuestionado el sistema de abonos. “Se advierte que las ventajas económicas son para el concesionario, porque el usuario que paga por adelantado el servicio corre el riesgo de no utilizarlo y lo pierde, debiendo por añadidura ceñirse al ciclo de validez de 30 días a partir del primer uso del abono”, señaló.

Ayer, la jueza también indicó que Sbase deberá reintegrar a los usuarios el equivalente a los descuentos no realizados desde el mes pasado hasta la fecha y previamente deberá informar al juzgado cómo y cuándo lo hará. “Después de dos fallos incumplidos y de nuestro reclamo, ya era hora de que la Justicia le hiciera cumplir las rebajas al gobierno”, celebró Bodart.

Liberatori adelantó que, ante un nuevo incumplimiento, apercibirá económicamente a la cúpula de Sbase o del gobierno porteño.

Hubo demoras en las seis líneas por una puja gremial

Quejas, bronca, mal humor. Ayer, los usuarios del subte sufrieron importantes demoras en las seis líneas a raíz de un conflicto gremial con los trabajadores de los talleres, aunque los metrodelegados atribuyeron los problemas a un “lockout patronal”. La concesionaria Metrovías indicó que las causas de los retrasos se debieron a una puja “intersindical” que impidió que salieran varias formaciones en las horas pico, entre las 8 y las 11, y también por la tarde, entre las 17 y las 18.

Los retrasos que ocurrieron en las líneas A, B, C, D y E fueron por medidas de la Unión Tranviaria Automotor (UTA), el gremio minoritario del subte, que rechaza reacomodamientos de tareas del personal. En tanto, las demoras en la línea H, que se extendieron durante casi toda la jornada, estuvieron motorizadas por los metrodelegados, el gremio mayoritario: pelean por mejorar sus francos los fines de semana. Ninguna de las medidas concretadas ayer respondía a un reclamo por aumento salarial. Vale recordar que el gremio firmó una suba del 30 por ciento, en promedio, para 2014.

Néstor Segovia, secretario general adjunto de la Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y el Premetro (Agtsyp), negó que hubieran quitado formaciones del servicio. “Es un lockout patronal. No estamos tomando ninguna medida de fuerza.”

Desde Metrovías, en cambio, indicaron: “Lamentamos que una puja intersindical afecte a los miles de usuarios del subte y repudiamos que [la controversia] se dirima al margen de las instancias de negociación interna que siempre ofrecemos ante todo tipo de reclamo”..

Fuente: texto y foto publicados por La Nación (22/05/2014)