201407.23
0
0

La Justicia ordenó indemnizar a un grupo de pasajeros varado durante un paro de micros

La Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza determinó que las empresas no dieron asistencia a los turistas afectados por un paro de transporte de larga distancia ocurrido en mayo del año pasado, por lo que deberán ser resarcidos

infobaeA comienzos de mayo de 2013, los choferes de micros de larga distancia integrados en la Unión de Tranviarios Automotor (UTA) realizaron un paro en reclamo de aumentos salariales, medida de fuerza que se extendió durante varios días y que se sintió en todo el país.

En Mendoza, un grupo de casi 600 pasajeros quedó varado 20 horas como consecuencia de la huelga. El gobierno provincial les brindó asistencia y alojó a algunos de ellos en un polideportivo con colchones en el piso para que pudieran dormir.

Los turistas damnificados no pudieron presentar sus quejas en ese momento debido a que tanto la delegación local de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) como las empresas de transportes cerraron sus oficinas en la terminal de ómnibus, según informó hoy el diario Clarín.

Por ello, la ONG Protectora, una asociación de defensa del consumidor, presentó una demanda por el abandono, la falta de información y la pérdida de los pasajes que sufrieron los turistas afectados. La asociación señaló que durante el paro, “habían dejado [a los pasajeros] tirados en la terminal, no se les había dado alojamiento, alimentos ni información”.

La Justicia Federal de Mendoza determinó en “un fallo inédito”, según Protectora, que “el Ejecutivo deberá sancionar a empresas y recompensar a los perjudicados”. La CNRT deberá establecer los mecanismos de pago a los pasajeros y podrá multar a las empresas de transporte, que en algunos casos no se hicieron cargo de gastos de alojamiento y comida de los pasajeros durante la huelga.

Según calculó el matutino, cada pasajero damnificado podría recibir hasta $2.885 en concepto de resarcimiento, aunque la CNRT deberá fijar el monto preciso.

La Cámara de Apelaciones remarcó que existió “una cancelación intempestiva del servicio”, así como que hubo “personas con escasos recursos que debieron permanecer a la intemperie, hasta tanto recibían de sus hogares dinero para solventar sus requerimientos mínimos, que no fueron brindados por las empresas”.

La Cámara Empresaria de Larga Distancia, por su parte, opinó que se trata de una “decisión injusta” y de un fallo judicial sin precedentes. Las empresas sostuvieron además que el fallo del tribunal de Mendoza los ubica “casi en un default técnico”, en caso de tener que hacerse cargo de las indemnizaciones a los pasajeros por su cuenta.

Asimismo, señalaron que la Justicia no les da respuestas acerca de los daños que sufren los coches durante medidas de fuerza como la de mayo del año pasado.

Fuente: texto y foto publicados por Infobae (22/07/2014)