201504.01
0
0

La Justicia de Córdoba aceptó un pedido de "amparo ambiental" contra las inundaciones

Presentado por vecinos de Jesús María, cita el fallo de la Corte sobre el Riachuelo.

inundacionesLa justicia de Jesús María admitió un amparo ambiental presentado por vecinos afectados por las inundaciones del mes pasado para que el gobierno provincial realice obras de remediación y prevención en la cuenca del río Guanusacaste.

La Cámara en lo Contencioso Administrativo de Segunda Nominación de Jesús María emplazó al gobierno de Córdoba a que se presente en la Justicia para determinar si hubo inacción, omisión e incumplimiento de sus obligaciones como responsable del resguardo de la integridad del río y sus afluentes luego de las inundaciones tras las intensas lluvias del 15 de febrero. El plazo vence hoy, pero podría prorrogarse.

El abogado patrocinante de los pobladores, Álvaro Vucovich, explicó a LA NACION que la causa es equiparable a la de la limpieza del Riachuelo, en la que el 8 de julio de 2008 la Corte Suprema de Justicia dictó un fallo histórico donde se determinó quiénes son los responsables de llevar adelante las acciones y las obras de saneamiento y el plazo en que deben ser ejecutadas, dejando abierta la posibilidad de imponer multas para el caso de incumplimiento.

En la causa “Mendoza, Beatriz Silvia y otros c/ Estado Nacional y otros s/daños y perjuicios (daños derivados de la contaminación ambiental del río Matanza-Riachuelo)” se responsabilizaba por daños y perjuicios al Estado nacional, a la provincia de Buenos Aires, a la ciudad autónoma de Buenos Aires y a 44 empresas. Posteriormente, la demanda se amplió hacia los 14 municipios por los que se extiende la cuenca Matanza-Riachuelo.

“No proponemos soluciones porque no somos técnicos; tampoco pedimos resarcimiento económico -dice el vecino Luis Patawski-. Pedimos que se aborde la problemática de toda la cuenca de manera integral. Pareciera que a la clase política le cuesta entender el cambio climático. La deforestación, los incendios, el cambio en el uso de la tierra en los últimos 20 años hacen que hoy 200 milímetros de agua no tengan el impacto de antes. Seguiremos conviviendo con el cambio y hay que estar preparados.”

En el amparo los vecinos afirman estar “desamparados, mirando al cielo y rogando que no vuelvan a producirse precipitaciones, lo que resulta inadmisible”. Consideran que la provincia tiene la “obligación legal de proteger el medio ambiente y las poblaciones de los daños causados por las aguas sobre las que es el único que tiene competencia y jurisdicción”.

Patawski señala que el sistema ecológico de la ciudad está en riesgo. Las crecidas del río afectaron ya los desagües cloacales y también las tomas de agua. “El amparo busca hacer cesar la omisión de obras hidráulicas para la contención de márgenes, protección de puentes y estabilización del cauce”, agrega Vucovich.

Desde 2010 hubo muertos, pérdidas de bienes materiales y destrucción en los pulmones verdes de Jesús María (parques del Oeste y Agua Mansa). En ese año se aprobó un sistema para la construcción de unos 80 microembalses de los que sólo se ejecutaron 25.

El ingeniero agrónomo David Torre, especialista en conservación de suelos y gestión de la cuenca hidrográfica, presentó un plan a los municipios de Jesús María, Sinsacate y a la Sociedad Rural que involucra a todos los actores públicos y privados. Detalla que los microdiques permiten que el agua llegue a la ciudad, pero con menos fuerza y en más tiempo. Donde se hicieron, el efecto retardo funcionó. “Se hacen rápido y el impacto es inmediato”, apunta. La estimación marca un microembalse cada mil hectáreas, por lo que en la región se necesitarían unos 50.

QUÉ DENUNCIAN LOS VECINOS

No piden indemnización

El amparo no propone soluciones técnicas ni pide resarcimiento económico, sino que exige que el gobierno provincial realice obras de remediación y prevención en la cuenca del río Guanusacaste.

Citación al gobierno

La Justicia ordenó al gobierno de Córdoba que se presente en la Justicia para determinar si hubo inacción, omisión e incumplimiento de sus obligaciones como responsable del resguardo de la integridad del río y sus afluentes luego de las inundaciones.

El caso del Riachuelo

En 2008, la Corte Suprema de Justicia dictó un fallo en el que se determinó quiénes son los responsables del saneamiento del Riachuelo y el plazo, dejando abierta la posibilidad de imponer multas.

Fuente: texto publicado por LaNación.com (1/4/2015)

Seleccionado por Erreius