201510.07
0
0

Tras un año de litigio, Pía logró que la Justicia le ordenara a su obra social cubrir la fertilización a pesar de ser soltera

Erreius de InterésA los 47 años, la vida de Pía López Cano es un remolino de emociones en el cual se mezclan la ilusión y el amor. Ella sabe lo que es estar en el aire porque trabaja como azafata. Pero ahora está en las nubes. Luego de ganar una batalla judicial está embarazada por triplicado tras una inseminación asistida.

“Estoy en cama, con poco ánimo por las hormonas”, puede decirle a Clarín y en unos instantes da un giro anímico y confirma su alegría soltando “estoy recontenta, no quiero que les pase nada”, en referencia a “Juana, Olivia y Sofía, si son nenas” o a “Franco, Ignacio y veremos el nombre del otro”. Para llegar hasta este momento mágico debió transitar un camino duro.

Pía tiene una hija de 10 años, pero con el paso del tiempo quiso volver a ser mamá. Sin pareja y con 45 años pasó dos inseminaciones y una fertilización in vitro sin éxito, que ella misma pagó. Pero no se rindió, pese a que ya no contaba con el dinero para seguir insistiendo. Acudió a OSDE para que le pagara un nuevo tratamiento, pero se lo negaron. Entonces fue a la Justicia que, en primera instancia, también la rechazó. Hasta que en mayo la Cámara en lo Civil y Comercial Federal le dio la razón y ordenó a la obra social que abonara la cobertura de un tratamiento de fertilización asistida denominada ICSI, con espermatozoides y óvulos donados.

“Primero OSDE me rebotó todo porque la Justicia no le había enviado la notificación. Luego, la prepaga le dio a Halitus la orden abierta por 80 mil pesos. Allí me atendió Sergio Pascualini y comencé el proceso”, contó López Cano.

“Yo venía de tres fracasos en tratamientos que no prosperaron. Como no prendían, me pusieron dos óvulos”, relató.

“Uno de esos embriones se desdobló y ese hizo gemelos. Todavía estoy en shock”, contó asombrada. Y rememora la previa: “Los tests que me hice antes de los análisis me dieron positivos. Me daba que tenía dos bebés. Luego el médico me dijo ‘estás embarazada, pero tenés que esperar unos días’. ¡Había tres bebés! Fue tremendo. El día de la ecografía me mostraron que había tres sacos y tres bebés”.

¿Cómo lo tomaron sus familiares y amigos? “Primero demuestran alegría y luego preguntan: ‘¿tres, vos estás loca? ¿cómo vas a hacer?’”, responde entre risas. “Estamos buscando sponsors”, agrega en tono de broma, aunque la frase lleva un poco de verdad. Igual se apoya en su entereza para asegurar que “estoy sola, pero tengo dos manos y las puedo amamantar”.

Su caso ya hizo historia, por eso, con orgullo, dice: “Me escribió una mujer diciéndome que ya lo nombran como antecedente en la Facultad de Derecho de Lomas de Zamora”. Mientras vive y disfruta el día a día, sentencia que en el futuro “voy a tener que ser la Mujer Maravilla. Ahora tomo pastillas para las náuseas, es todo más heavy”. En unos meses, entonces, será una Súper mamá.

Fuente: Texto publicado por Clarín (07/10/2015)

Seleccionado por: Editorial Erreius