201511.16
0
0

Las llamadas telefónicas, los mails y las páginas web se están convirtiendo en los puentes más rápidos y efectivos para realizar denuncias

ErreiusLas llamadas telefónicas, los mails y las páginas web se están convirtiendo en los puentes más rápidos, efectivos y, a la vez, menos engorrosos para realizar denuncias de contravenciones o delitos que se cometen en la vía pública o en espacios privados. La tendencia quedó reflejada en las estadísticas de las fiscalías porteñas durante los primeros seis meses del año: estas prácticas se incrementaron un 15% entre los porteños denunciantes, respecto al mismo período de 2014.

Entre enero y junio de 2015, la Fiscalía General de la Ciudad recibió 8021 denuncias, de las cuales 6467 fueron telefónicas, 1248 por correo electrónico y 306 por el sitio web oficial. En los primeros seis meses del año pasado, habían sumado 6959.

Esta información, confirmada a LA NACIÓN, se puede cruzar con otro parámetro que también marca la evolución de las contravenciones y los delitos denunciados. Del total de las denuncias recibidas por el organismo público durante el primer semestre, presenciales o no, el 40% se realizaron contra personas sin identificar. Es decir, se iniciaron las investigaciones correspondientes sin saber quién era el autor.

“Si bien disponemos de un servicio de denuncia presencial en todas las comunas, sabemos que no es suficiente a la hora de acercar al vecino más herramientas de acceso a la justicia. Por eso es que crecen las denuncias por teléfono, la web y el correo electrónico”, explicó el fiscal general porteño, Martín Ocampo.

De los 8021 expedientes abiertos por estas vías, el 37% fueron por ruidos molestos (le corresponde una multa de entre $200 y $10.000); el 26%, por conductores en estado de ebriedad ($200 a $2000 de penalidad o entre uno a diez días de arresto).

En un segundo escalón se encuentran las denuncias por hostigamiento y uso indebido del espacio público; cada una concentra el 7% del total. Mientras que la violación de una clausura impuesta por un inspector reunió el 6% de las acciones legales.

Entre los casos más recientes, una mujer víctima de violencia doméstica denunció a su ex marido por haber vaciado el cargador de su arma 9 milímetros a través de la ventana de su casa. Al comunicarse con la línea de atención telefónica de la Fiscalía, realizó la denuncia y se inició una investigación que tuvo como primera medida de seguridad la prisión preventiva del agresor.

Otro caso testigo fue el de una vedette que se comunicó telefónicamente para denunciar que desde una obra lindera a su domicilio dejaban caer escombros al patio de su casa del barrio de Palermo. En este caso, el fiscal que intervino derivó la actuación al área de Faltas, que estableció una multa económica a los responsables de la construcción.

“Estas denuncias tienen exactamente la misma jerarquía que una denuncia presencial. Su aporte es facilitar el acceso a la justicia de los vecinos; a su vez, pueden realizarse fuera del horario de atención al público y garantizan el funcionamiento de la Fiscalía durante todos los días del año”, afirmó Ocampo.

Las denuncias se pueden realizar por medio de la línea telefónica 0800-333-FISCAL (disponible las 24 horas del día, todo el año), el mail denuncias@fiscalias.gob.ar y la página web www.fiscalias.gob.ar.

Anónimos

El primer semestre de 2015 también registró un dato que sirve para entender algunas particularidades de las quejas de los vecinos. Durante ese período, se realizaron 10.273 denuncias contra personas sin identificar, lo que representa el 40% del total de las acciones iniciadas en las fiscalías de la ciudad.

Alrededor de un 25% correspondió a ruidos molestos (2540 casos), un 16% fueron por producción y distribución de pornografía infantil en Internet (1598) y el 14% fueron hechos de amenazas (1440). Por detrás, se ubicaron los casos por daños (1210, un 12%) y de hostigamiento (535, un 8%).

Para poder identificar a los presuntos responsables de un ilícito, prevalece el uso de nuevas tecnologías y de las cámaras de seguridad que se encuentran distribuidas en la vía pública. Otro elemento importante es el rastreo de los teléfonos celulares activos ya que, a partir de toda esa información, se puede llegar a identificar a los responsables.

Fuente: Texto publicado por La Nación (16/11/2015)

Seleccionado por: Editorial Erreius