201712.28
0
3

Sacar fotocopias de un expediente no da derecho al cobro de honorarios

Un abogado reclamaba honorarios por haber sacado fotocopias de un expediente judicial

La Camara Civil rechazo una acción interpuesta por un abogado que reclamaba honorarios por haber sacado fotocopias de un expediente judicial. Para el tribunal el pedido de fotocopias por parte del letrado no fue una actuación realizada bajo instrucción de la parte siendo una presentación inoficiosa, que no constituye una tarea profesional remunerable.

LARRAMENDY,   Marisabel   Inés  s/  sucesión  ab­intestato

AUTOS Y VISTOS; Y CONSIDERANDO

I. Contra la resolución de fs. 197/198, que rechazó la excepción de prescripción, ordenó la traba de un embargo sobre los derechos hereditarios de los sucesores y dispuso el libramiento de un mandamiento de constatación e inventario, los herederos interpusieron recurso  de  apelación  a  fs.   200,  el   cual   fue  fundado  a  fs.   204/225  y
contestado por la Dra. González a fs. 229/240.­

II.­   Por   una   cuestión   de   orden   metodológico, corresponde   previamente   atender   los   cuestionamientos   ensayados respecto de la ley aplicable.­
El Sr. Juez de grado sostuvo que al presente caso le resultan aplicables las disposiciones contenidas en el Código Civil y
Comercial   de   la   Nación,   en   el   entendimiento   que   el   plazo  de  prescripción  comenzó  a  computarse  desde la  renuncia formulada a fs.171,   por   no  haber   concluido  aún  el   juicio   sucesorio.

Sin embargo,  como se verá,  en el particular supuesto de autos dicha circunstancia no puede fundar la aplicación de la  norma contenida en el art. 2558 del nuevo ordenamiento.­
Cierto   es   que   esta   Sala,   en   oportunidad   de establecer  el   punto  inicial   del   término  de  prescripción  bienal   en  los juicios sucesorios (art. 4032, inciso 1° del Código Civil derogado), ha sostenido   reiteradamente   que   por   tratarse de un proceso que no requiere  sentencia, debe  entenderse terminado cuando  se  ha  dictado
declaratoria de herederos, o en su caso aprobación del testamento, y luego  de  practicadas  las  inscripciones  registrales  pertinentes. Es  que con anterioridad a estas etapas, aún no está definitivamente fijado el haber  sucesorio  a  los fines estrictamente regulatorios  (conf.  CNCiv.,esta   Sala,   R.  027092/2000/CA001  del   23/12/2015;   idem.,   R.
033567/2009/CA001   del   4/6/2015;  R.   161.187,   del   23/12/94,   entre otros).­
Empero,   si   como  ocurre   en   la   especie,   el proceso careció de  movimiento por largo tiempo,  no puede  pensarse
que   el   derecho   al   cobro   del   respectivo   honorario   pueda   perdurar indefinidamente.   En  tales  supuestos,   resulta  de  aplicación  el   último párrafo  de  la  norma  citada,   que  establecía:   “En  cuanto  al  pleito  no terminado  y  proseguido por el mismo abogado, el plazo será de cinco años, desde que se devengaron los honorarios o derechos, si no hay convenio entre las partes sobre el tiempo del pago”.­
Tal   precepto   legal,   había   mostrado importancia sólo en los casos de  jurisdicción voluntaria, pues en  otras  situaciones más frecuentes, era probable que con mucha anterioridad al vencimiento  del  plazo  quinquenal  se  produjera  la caducidad  de  la instancia,   cuya   declaración   determinaría   la   conclusión   del   juicio (Llambías,   Jorge  J.,  Tratado  de  derecho  civil.   Obligaciones,   6°   ed. actualizada, t. III, p. 306/307, n° 2088 y sus citas;  Pasaresi, Guillermo M. en López Herrera, Edgardo, Tratado de la prescripción liberatoria, p.   924/925,   apartado   III;   CNCiv.,   esta   Sala,   R.   333.721,   del 13/2/2003).­
Bajo   tal   encuadre   legal,   si   el   juicio   está pendiente y de las constancias de autos no surge que durante el lapso
de inactividad el abogado cesara en su patrocinio o fuera suplantado por   otro   profesional,   sus   honorarios   por   los   trabajos   judiciales cumplidos sólo prescriben por su inacción durante cinco años.
En razón de ello, asiste razón a los herederos en   postular   la   aplicación   de   la   mentada   normativa   al   supuesto   de autos,   lo   cual   permite   fundar   no   sólo   la   procedencia   del   plazo quinquenal   invocado,   sino   la   plena   aplicación   de   la   legislación derogada,   que  mantiene  ultractividad  en  este   caso,   en  virtud  de  lo
dispuesto por la norma  de  derecho  temporal   introducida   en  el   art. 2537 del Código Civil y Comercial de la Nación.­

III.­   Sentado   lo   anterior,   corresponde analizar   si   bajo  tales  premisas  puede  concluirse  –como  afirman  los
recurrentes–, que al momento de formularse la pretensión regulatoria de   fs.   171,   la   acción   de   la   Dra.   González   tendiente   a   exigir   la determinación  y posterior cobro de sus emolumentos profesionales,  se hallaba  irremediablemente prescripta.­
De  las  constancias  del  proceso  surge  que  la profesional   promovió   el   presente   juicio   sucesorio,   obteniendo   el
dictado del auto de apertura, de la declaratoria de herederos, como así también de la providencia de fs. 166, de fecha 13 de julio de 2011, en virtud de la cual se dispuso la inscripción por tracto abreviado de dos de  los   inmuebles   integrantes   del   acervo  sucesorio   y,   en  su  último párrafo,   se   ordenó   el   préstamo  de   las   actuaciones   a   la   escribana
designada.­
Con posterioridad a dicho decreto, la letrada –sin la firma de los herederos– formuló la presentación de fs. 167, con
cargo  del  22  de  mayo  de  2013,  requiriendo  el   retiro  de  los  autos  en préstamo  para  extraer   fotocopias.   A  ello,   el   Sr.   Secretario  proveyó: “Estése al préstamo otorgado a fs. 166, último párrafo”.­
Desde esa oportunidad, hasta los escritos de fecha   21   de   febrero   de   2017,   en   el   que   constituyó domicilio  electrónico, y 13 de marzo, por el cual renunció al patrocinio letrado y requirió  regulación  de  honorarios   (v.   fs.   169  y  171),   el   expediente permaneció inactivo.­

IV.­ Ahora bien, de la reseña efectuada y la normativa  aplicable  en  la   especie,   se  desprende  que  la   cuestión  se
resume en determinar si la presentación efectuada por la letrada a fs. 167,   resulta   idónea   para   interrumpir   del   plazo   de   prescripción quinquenal aplicable.­
Sobre este aspecto puntual, es indudable que en  aquellos   supuestos  en  los   que  la   presentación  se  efectúa  con  la firma de los patrocinados, el análisis judicial sobre la lógica procesal del pedido resulta impertinente, pues el sólo hecho de que el escrito sea suscripto por la parte interesada, necesariamente lleva a presumir su interés en la petición.­
Sin   embargo,   en   situaciones   como  la   de autos, donde la petición es efectuada por el letrado patrocinante sin la
intervención   de   sus   clientes   y   existe   conflicto   entre   ambos,   dicho análisis  jurisdiccional   se  impone,   ante  la  necesidad  de  esclarecer   el interés   que   motivó   la   presentación   y   determinar   así   su   calidad interruptiva   del   curso   de   la   prescripción.   Es   que   los   recurrentes fundaron  su  defensa  en  el   hecho  de  que  el   plazo  quinquenal   debe computarse desde  el 11 de  julio  de  2011, pues la  presentación  de fs. 167  “no   constituyó   acto   impulsorio   alguno,   toda   vez   que   ninguna relación   guarda   con   el   objeto  de   este   proceso,   ni   se   trató   de   una actuación efectuada a instrucción de esta  parte”,  además  de  sostener que por importar una presentación  inoficiosa,  que no constituyó una tarea   profesional   remunerable,   carecía   de   efectos   interruptivos   ni
suspensivos de la prescripción (v. fs. 210vta. y la remisión efectuada a fs. 177vta.).­
Con   tal   finalidad,   la   individualización   del interés perseguido con el escrito cuestionado, no debe perder de vista
la lógica procesal de la petición, es decir, el contexto en que se efectúa y su relación con el trámite del proceso.­
Desde   tal   óptica,   resulta   relevante   para   el análisis  judicial   el   hecho  de  que  el   préstamo  de  las  actuaciones  ya había sido ordenado por la Sra. Juez de grado en el último párrafo de la providencia  en la que  dispuso la inscripción de los bienes por tracto abreviado. Frente a ello,  no puede  negarse  que  la presentación de  la
letrada   dos   años   después   y   sin   la   firma   de   sus patrocinados,  requiriendo el retiro del expediente a fin de  extraer fotocopias, aparece sin duda como inconexo del trámite procedimental previsible, máxime cuando  la  profesional  se  limitó a efectuar la petición, sin  indicar las circunstancias que motivaron tal proceder.­
Es   que   si   en   realidad   las   fotocopias   se requirieron  por  instrucciones  de  sus  clientes  y  ante  la   exigencia   de
eventuales   compradores   –como  sostuvo  en  su  réplica   (v.   fs.   191)–, dicho  extremo  debió  ser   puesto  de  manifiesto   por  la   letrada  en  su presentación,   pues   más   allá  de  la   previsión  del   art.   56  del   Código
Procesal,   el   estándar   de  valoración  relativo  al   interés  de  la  petición debe   variar   en   aquellos   supuestos   en   que   el   profesional   opta   por formular peticiones judiciales sin la rúbrica de sus patrocinados.­
Por   otro   lado,   dicho   proceder   se   imponía frente a las alegadas indefiniciones de los herederos en lo relativo a la
venta   de   los   inmuebles   integrantes   del   acervo   hereditario   y   lo manifestado  en  torno  a  que  de  ello   dependía  la   percepción  de  sus estipendios,  dado  que  por  su  calidad  de profesional  del derecho y  la
ausencia de movimiento que registraba el trámite, debió conducirse de manera tal que sus presentaciones contaran con la fuerza interruptiva necesaria  para  evitar  conflictos  vinculados  con  la  prescripción  de  la acción tendiente a la  regulación de sus honorarios (art. 902 del Código Civil vigente en ese entonces).
A  mayor   abundamiento,   no  puede  dejar   de señalarse   que   sostener   el   criterio   contrario   al   aquí   esgrimido,
importaría  tanto  como  poner   en  cabeza  del   acreedor   la   facultad  de interrumpir   unilateralmente   el   plazo   de   prescripción,   ya   que   en situaciones   como  la   presente   y   frente   a   potenciales   conflictos   de interés, el acto idóneo con tal finalidad no es otro que la renuncia al patrocinio y el pedido de fijación de sus emolumentos.­

V.­   Lo   dispuesto   precedentemente,   que importa la revocación del fallo apelado y la admisión de la excepción
de   prescripción,   lleva   necesariamente   a   que   se   deje   sin   efecto   las medidas   cautelares   decretadas   en   el   apartado   II)   de   dicho pronunciamiento,   ante   la   ausencia   de   verosimilitud   en   el   derecho invocado.­

VI.­   Sin   perjuicio   de   la   forma  en   que   se decide,   las  costas  de  ambas  instancias  serán  impuestas  en  el   orden causado,   pues   el   carácter   novedoso   de   la   cuestión   justifica   la aplicación de la excepción consagrada  en el segundo párrafo del art. 68 del Código Procesal.­

Por tales consideraciones,

SE RESUELVE

Revocar   la   resolución  de  fs.   197/198,  en  todo  cuanto  decide   y  fue objeto  de  agravios.   En  consecuencia,   corresponde  hacer   lugar   a   la excepción de prescripción planteada por los herederos a fs. 176/181 y dejar  sin  efecto  las  medidas  cautelares  ordenadas  en  el  apartado  II).

Ello, con costas de ambas instancias por su orden.­

Notifíquese a los interesados en los términos de las Acordadas 38/13, 31/11 y concordantes. Publíquese en el Centro
de   Comunicación   Pública   de   la   C.S.J.N.   (conf.   Acordadas   15   y 24/2013   –del   14   y   21   de   agosto   de   2013,   respectivamente­)   y oportunamente   devuélvanse,   haciéndose   saber   que   en   primera instancia   deberá   notificarse   la   recepción   de   las   actuaciones   y   el presente  fallo   a  los  restantes  involucrados  si   los   hubiere,   en  forma conjunta.­

Fuente: Editorial Erreius