201309.05
0
0

Efecto Cabello: apuran ley de tránsito más dura

El fallo de la Cámara de Casación que pretendía permitirle a Sebastián Cabello, volver a manejar levantó la polémica sobre las sanciones que contemplan los siniestros viales. Mientras desde 2011 existe un proyecto de ley aprobado por Senadores para endurecer las penas para aquellos que matan en accidentes de tránsito por negligencia, esperando a ser tratado en Diputados, ya muy cerca de perder estado parlamentario, desde el Ministerio de Interior y Transporte apuran la elaboración de un nuevo proyecto que busca promover tolerancia 0 de alcohol en conductores.

“Está en la etapa de elaboración. Se busca modificar el límite de ingesta de alcohol de 500 miligramos a cero en rutas nacionales, empujando la iniciativa para que las provincias y municipios se adhieran”, explicaron fuentes del ministerio a cargo de Florencio Randazzo.
Desde la cartera aseguraron, además, que “casos como el de Cabello hacen que se agilicen los pasos para presentar el proyecto al Congreso”.
El proyecto de ley, que hoy está entre telarañas, fue elaborado en 2011, pero se halla cerca de pasar al olvido. Éste busca endurecer las condenas en casos de homicidio ocasionado por una “conducción imprudente, negligente, inexperta o antirreglamentaria de un automotor” y prevé sanciones de 3 a 8 años de prisión e inhabilitación especial por el doble de tiempo de la condena. De esta manera, al superarse los 3 años, no podrá haber excarcelación. Hoy la ley prevé castigos de 2 a 5 años de cárcel.
“Con el proyecto no se avanzo, mientras siguen ocurriendo casos como el del hijo de Aliverti o Cabello, que siguen libres, no se hace nada”, sostuvo a Ámbito Financiero Sergio Levín, integrante de la Fundación Conduciendo Conciencia y padre de una de las víctimas de la tragedia de Ecos. “Lo que se busca con el nuevo proyecto, que tiene como bandera alcohol cero, pero que también tratará ítems de máxima velocidad y picadas, es hacer cambios básicos para evitar tanto debate, que no haya tanta oposición y lograr su aprobación”, agregó.
El proyecto, que actualmente descansa en Diputados, establece además penas máximas de 12 años en caso de homicidio agravado. El cual se considera por exceso de velocidad, nivel de alcoholemia igual o superior a dos gramos en sangre, violar el semáforo, cruzar las vías con las barreras bajas o que el conductor no cuente con la habilitación para manejar. “Hoy los homicidios que se cometen con los automóviles son tomados por los jueces como accidentes”, explicó Levin.
La ley, impulsada por la senadora Nancy Parrilli, pasó a la Cámara de Diputado el 29 de junio de 2011 y en todo 2012 no fue tratada. Desde Diputados aseguran que hubo algunas reuniones de asesores, pero no se tomó en cuenta dicho proyecto ni tampoco está en lista de prioridades. En diciembre, pierde estado parlamentario y de esta forma vuelve a cero, ya que se renuevan los senadores. Entonces habrá que probar suerte con el nuevo proyecto impulsado por Randazzo, para que se endurezcan las leyes viales y los casos no queden en el olvido.

Fuente: texto publicado en Ámbito Financiero (5/9/2013)