201401.23
0
0

Nuevo Código Contencioso: las cautelares vuelven a escena

La puesta en funciones de un código de procedimientos que regule la Justicia federal en lo Contencioso Administrativo se avecina como otro de los proyectos para el ámbito de los tribunales que el Gobierno pondrá en juego a partir del mes de febrero.

2014-01-23 AmbitoAsí ya lo ha explicado Jorge Capitanich, quien ubicó esta iniciativa en paralelo a la reforma del Código Penal y la media sanción que todavía requiere el nuevo Código Civil y Comercial. Se trata de una jugada que encierra sus riesgos y que enciende luces amarillas en los despachos más encumbrados del fuero donde se discute la constitucionalidad de los actos del Estado.

El Código Civil y Comercial se confeccionó a partir de una comisión de juristas que integraron los ministros de la Corte Suprema de Justicia Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco. El Código Penal estuvo a cargo de Eugenio Zaffaroni acompañado por un grupo de representantes de los partidos políticos. En cambio este régimen se prepara en silencio, sin grandes actos públicos y en las oficinas del ministerio de Justicia de Julio Alak.

Lentamente se van develando algunos detalles hasta el momento guardados bajo siete llaves. Por ejemplo, que el eje de esta normativa -que al día de hoy en el plano federal es inexistente- es la ley de medidas cautelares que el año pasado se votó en el Congreso y que luego recibió una serie de fallos adversos desde el fuero Contencioso. Esta parte de la reforma -a diferencia de la elección de consejeros de la Magistratura por la via popular o el mecanismo para dar a conocer las declaraciones juradas de los jueces- nunca llegó a tratarse en la Corte Suprema porque el máximo tribunal no se expide sobre cuestiones cautelares, sólo sobre asuntos que cuentan con una sentencia de fondo.

Los fallos que dejaron paralizada la norma tuvieron la particularidad de instalar un estilo doloroso para quienes la concibieron: los jueces comenzaron a entenderla como inconstitucional y luego adjuntaban a ese escrito las respectivas medidas cautelares. El antecedente más reciente -y que perjudicó las aspiraciones del oficialismo- fue la cautelar que favoreció a la empresa LAN cuando le quisieron retirar un hangar del Aeroparque.

Actualmente los procedimientos del fuero Contencioso se ven regulados por tres orígenes: la ley de procedimientos administrativos (19.549) -que en realidad es una ley de fondo-, el decreto que la reglamentó y los artículos del Código Procesal Civil que le corresponden a esta área. Los técnicos del Ministerio de Justicia buscan ahora unificar los criterios en una sola fuente que regule las cautelares y que marque límites más precisos a aquellos que buscan paralizar los actos del Estado.

Para tener en cuenta: la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires ya cuenta con un régimen de procedimientos que regula el fuero Contencioso y Tributario. Una inspiración cercana casi tanto como los consejos que podría aportar ese referente indiscutido para estos issues que es Roberto Dromi, quien habla con más de un funcionario de este Gobierno y no sólo por temas vinculados con su expertise en temas de infraestructura.

A la ley de cautelares se incorporarían proyectos concebidos por funcionarios de la administración de Raúl Alfonsín y por el propio Jorge Vanossi, quien fue ministro de Justicia durante el Gobierno de Eduardo Duhalde. Largos escritos que pasan de mano en mano entre los asesores de Alak.

El de Vanossi tiene un atractivo especial: incluye la figura del “Consejo de Estado”, organismo de control interno de la actividad administrativa y que sería una especie de último dique de contención antes de pasar al plano judicial donde las cuentas del Estado, y su capacidad de pago, se exponen al entendimiento de magistrados que resuelven sobre planteos de abogados que han hecho un arte del reclamo hacia el sector público.

Fuente: texto y foto publicados por Ambito Financiero (23/01/2014)