201403.10
0
0

Vuelven a eximir a bodegas del impuesto al champán en un año duro para el sector

Capitanich anunció la medida en Mendoza, durante un desayuno con empresarios y políticos en la antesala de la Fiesta de la Vendimia. Se calcula una pérdida del 25% en la cosecha

champagneEl jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, llegó a Mendoza con buenas noticias para los empresarios bodegueros, en el inicio de los festejos de la tradicional Vendimia, que celebra el fin de la cosecha y el inicio de la producción de la bebida que generó el año pasado ingresos por más de u$s 1.000 millones, según el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), por exportación de vinos y mostos.
El anuncio implica la prórroga de la exención del 12,7% del impuesto a Bienes Suntuarios, beneficio que rige para los espumantes desde 2005 y era especialmente esperado por los empresarios bodegueros en un año que se prevé difícil por la suba de costos y las mermas cercanas al 25% en la cosecha de vid.
En febrero de ese año, los empresarios acordaron con el entonces Presidente, Néstor Kirchner, invertir el dinero que dejaban de pagar como impuesto. Se selló un acuerdo marco que rige hasta este año, lo que volverá a poner a los bodegueros ansiosos a fin de año. La primera vez, el acuerdo fue validado por el Poder Ejecutivo por tres años; en dos oportunidades se extendió a dos años, y en los últimos dos, 2012 y 2013, el Gobierno lo validó por un sólo año.
Según las últimas cifras publicadas por el INV, las exportaciones cayeron en dólares 5% en 2013, contra 2012. Mientras el consumo interno sigue retrocediendo y pese a la devaluación, vaticinan un año complicado.
Según indicó Carlos Ianizzotti, gerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), “los problemas climáticos recortaron la producción, en especial hacia el final, con un exceso de las lluvias”.
El Cronista visitó Mendoza invitado por la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (Fecovita), que agrupa a más de 5.000 productores y es la mayor productora de vinos para el mercado interno, con las marcas Toro y Resero. Eduardo Sancho, presidente de la cooperativa que funciona en las instalaciones de lo que fue la bodega Giol, destacó la alta participación de sus marcas en la venta local, pero también reconoció la preocupación que existe este año, en un mercado donde los márgenes son ajustados y no se puede trasladar toda la suba de costos al precio por la competencia en el segmento.
La preocupación de los productores se concentra hoy en conseguir un precio sostén para su producción. Si bien no llegaron a opacar lo que es una verdadera fiesta en Mendoza, el inicio de la Vendimia, las quejas se hicieron oír entre desfiles y actos protocolares. Ayer, el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, y el gobernador de Mendoza, Francisco ‘Paco’ Pérez, se reunieron con beneficiarios del programa Proviar, destinado a mejorar la rentabilidad de pequeños productores.

Fuente: texto publicado por El Cronista Comercial (10/03/2014)