201406.11
0
0

Restringen el acceso de las mujeres a la salud en un hospital público

Todos los médicos del hospital Ferré de Rafaela, menos uno, se declararon objetores de conciencia. Por ese trámite están exentos de hacer, entre otras prácticas médicas, un aborto no punible. El director los apoya. “Es una forma de confundir y alejar a las mujeres del sistema de salud”, dijo un funcionario del Ministerio de Salud provincial.

InfojusEn el único Hospital público de Rafaela, en Santa Fe, todos los médicos menos uno se declararon objetores de conciencia. Se trata de un trámite que permite ejercer el derecho de los trabajadores a la salud a negarse, por convicciones éticas o religiosas, a dar alguna prestación en materia de salud sexual y reproductiva.

El aborto no punible, la anticoncepción de emergencia, la entrega de preservativos, anticoncepción hormonal oral e inyectable, el DIU, la ligadura tubaria, lavasectomía: son algunas de las prácticas que están limitadas en esta localidad de más de 100.000 habitantes.Sólo un médico del servicio de Ginecología y Tocoginecología del Hospital Jaime Ferré no llenó los formularios para convertirse en objetor de conciencia. La nómina es pública y puede consultarse en el portal oficial de la provincia: (https://salud.santafe.gov.ar/objecion/).

“Es una forma de confundir a las mujeres y alejarlas del sistema de salud”, dijo a Infojus Noticias el director de Políticas de Género e Interculturalidades dependiente del Ministerio de Salud provincial, Daniel Teppaz. El funcionario también anunció que trabajarán junto con organizaciones en la localidad para aclarar la situación y poder brindar información útil. Las prácticas de salud sexual y reproductiva restringidas en el Hospital Ferré pueden realizarse en centros de atención primaria y otros espacios.

La posición, casi unánime, de los médicos de este Hospital está amparada bajo la mirada del director de la institución, Roberto Vitaloni que hace dos años quiso declarar al sanatorio que comanda “Pro-Vida”. Esta vez, en declaraciones a una radio local, Vitaloni dijo: “Si el paciente, la paciente en este caso requiere su… me cuesta decir la palabra aborto, la eliminación de la vida se hará. Va a tener el tratamiento que corresponde”. El médico, además, opinó que “lamentablemente, lo más fácil es hacer el aborto”.

En 2012, tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que instó a las provincias a crear protocolos para la realización de abortos no punibles, cuestionó las políticas públicas y se manifestó “pro-vida”. La polémica quedó saldada con una notaremitida a Teppaz, entonces director de Maternidad e Infancia, en la que se comprometía a cumplir con la normativa vigente. “El director tiene una posición religiosa personal que la hace visible. Cada vez que habla confunde y luego tiene que salir a aclarar”, agregó Teppaz.

Desde distintos sectores de la militancia de género y algunos funcionarios públicos repudiaron la decisión de los médicos de Rafaela. “Estamos hablando del incumplimiento de una ley que está en el Código Penal desde 1921, el artículo 86 tipifica el aborto no punible. Estos profesionales registrándose en este listado están esquivando la ley”, dijo a Infojus Noticias, Marta Fassino, coordinadora del Área Mujer y Diversidad Sexual dependiente de la Municipalidad de Santa Fe.

El Ministerio de Salud provincial dio a conocer el 28 de mayo el registro público de Objetores de Conciencia. Santa Fe es la primera provincia del país que cuenta con un listado de este tipo. Desde 2010 que el gobierno local trabaja en su construcción bajo la órbita de la ley provincial 11.888, de salud sexual y reproductiva, sancionada en mayo de 2001, que establece que los profesionales tienen derecho a formular su objeción de conciencia pero también que “el estado provincial garantiza la accesibilidad y gratuidad de las prestaciones”.

Fuente: texto e ilustración publicados por Infojus Noticias (09/06/2014)