201312.11
0
0

Uruguay legaliza el consumo y el cultivo individual de marihuana

La votación se produce pese a que las encuestas revelaron una amplia oposición de la ciudadanía a la norma. Se convierte así en el primer país en el mundo con una legislación nacional que libera el uso de la droga.

2013-12-11 ClarinUruguay se convirtió anoche en el primer país del mundo que legaliza el consumo y el cultivo de la marihuana. La Cámara de Senadores, tras una extensa jornada de debate, respaldó la polémica ley que tenía su destino asegurado por el apoyo del oficialista Frente Amplio (FA), con mayoría en las dos cámaras. La norma, que ya tenía media sanción de diputados, fue apoyada por 16 senadores contra 13. Los legisladores opositores se expidieron en contra.

La iniciativa, anunciada e impulsada a mediados de 2012 por el presidente José Mujica, fue justificada por el gobierno en la preocupación por el crecimiento de la delincuencia y la inseguridad pública. Según los defensores oficiales de la legislación lo que se propone es combatir a quien considera un actor principal en esta realidad, el narcotráfico, quitándole mercado y evitando así que los consumidores de marihuana acudan a comprar a lugares donde se comercializan otras drogas más peligrosas.

Desde temprano, el Palacio Legislativo lucía con sus barras repletas de activistas y periodistas uruguayos, además de decenas que llegaron especialmente del exterior para cubrir esta histórica sesión. Instalado desde temprano en las barras del Senado, el activista Hernán Delgado dijo a una agencia de noticias que, aunque el consumo de drogas está bastante naturalizado en Uruguay, los consumidores suelen ser estigmatizados. “La ley va a permitir reformular la visión que tiene la sociedad de los usuarios de drogas”, opinó Delgado que integra la organización Regulación Responsable, que en los últimos meses lanzó varias campañas en respaldo a la ley.

Esta legislación convierte a Uruguay en el primer país del mundo en contar con una norma de esta naturaleza. En otras naciones existe pero no a nivel nacional. Por ejemplo en Estados Unidos Washington y Colorado aprobaron hace un año sendas iniciativas de regulación y legalización del cannabis.

Buena parte de la sociedad uruguaya, que en diferentes encuestas realizadas en 2012 y 2013 expresó su resistencia  a este proyecto, estaba siguiendo con bastante atención y expectativa la discusión, por más que tenía claro desde el inicio que desembocaría en la aprobación de la norma.

El último sondeo de la empresa Interconsut, en noviembre, mostró a 64% de los uruguayos en desacuerdo con la legalización de la marihuana. Solo 29% se manifestó a favor de la iniciativa, en tanto que solo 7% no se pronunció.

Poco tiempo después de difundirse oficialmente la iniciativa, el propio Mujica había dicho que se trataba de un experimento. Y que estaba a dispuesto a no continuarla si la tasa de desaprobación era alta pero, a pesar de los porcentajes que arrojaron los sondeos de opinión, decidió seguir adelante con ella. Sin embargo, horas antes de la votación, Mujica expresó que si bien ve que para luchar contra el narcotráfico “la vía represiva no alcanza”, no tendría reparos en dar “marcha atrás” con la ley, en caso de que “la realidad nos demuestre que estamos equivocados”.

“Ni nuestro gobierno ni el resto del mundo debería experimentar con los uruguayos”, le contestó el senador Alfredo Solari, del opositor Partido Colorado.

Ante la contundente opinión de la calle, el también opositor diputado Nacional o Blanco Gerardo Amarilla envío una carta al presidente de su partido, el senador Luis Alberto Heber, para que se impulse un recurso de referéndum una vez que la ley sea aprobada.

En la instancia de la votación en la Cámara Baja, opositores y legislativos dijeron no ver como una mala estrategia en un tema de tamaña importancia, que la ciudadanía tenga la posibilidad de pronunciarse.

La votación culminante de ayer tuvo su costado de fiesta para los partidarios de la iniciativa que recién será reglamentada en un plazo de 120 días, es decir tendrá plena ejecución en abril de 2014. Activistas y consumidores convocados por la Coordinadora Nacional por la Regulación de la Marihuana, llegaron por la tarde a la céntrica Plaza Libertad, vestidos de verde, para allí ir caminando al Palacio Legislativo, en lo que caracterizaron como “la última marcha con la marihuana ilegal”. Hubo entre ellos también críticos de la legislación pero desde una perspectiva totalmente diferente. “No corresponde al Estado determinar cuánta marihuana se puede consumir y de qué calidad”, declaró a la agencia AFP Alicia Castilla, quien estuvo en 2011 tres meses presa por tener plantas de marihuana en su casa.

Fuente: texto y foto publicados por Clarin (11/12/2013)