201401.06
0
0

Las redes sociales se consolidan como una herramienta de búsqueda de personal

Empresas las utilizan como una herramienta más en la selección. En cada terna de candidatos a un puesto al menos uno llega por esta vía

2014-01-06 Diario BAELejos de los días en que la información sobre los candidatos para un puesto laboral llegaba exclusivamente en forma de currículum enviado por correo o fax a las consultoras de recursos humanos, hoy las redes sociales se transformaron en un instrumento aliado para estos proceso de reclutamiento y selección de profesionales.

LinkedIn, Facebook o Twitter se posicionan como vías a través de las cuales las empresas logran dar con los especialistas requeridos. A través de estas plataformas, las consultoras encarga de estas tareas, publican las búsquedas y según datos del mercado al menos uno de los candidatos suele llegar por esta vía.

En una encuesta electrónica, practicada a nivel mundial por Career Enlightenment, el 89% de las empresas participantes confirma haber transformado a las redes en herramientas de selección para obtener un perfil más detallado de sus futuros empleados.

En algunas ocasiones, tanto a nivel local como en el exterior, son incluso utilizadas para contrastar la coherencia de los datos suministrados por un candidato o para despejar situaciones que puedan llamar la atención en el proceso de selección.

Si bien las consultoras aseguraron que pocas veces se las utiliza con esta función, admiten que los gerentes de las empresas clientes suelen googlear y mirar en Facebook la información pública de los candidatos.

Los beneficios de esta herramienta son, fundamentalmente, mayor velocidad y alcance del rastreo de profesionales.

“Se están usando muchísimo más las redes sociales. LinkedIn se usa mucho para puestos complicados, cuando hay dificultad del perfil. Además, si alguien no está en la búsqueda activa de un cambio laboral ésta es la forma de contactarlo. En otra situación no tenías cómo llegar. En una terna de candidatos al menos uno suele venir por las redes”, explica Mercedes Castelnuovo, responsable de Selección de Buenos Aires de la consultora Serial de la Torre.

Según comentó, Facebook se utiliza más para búsquedas masivas para puestos de semillero (gente joven o profesionales junior), como el caso reciente de una empresa de indumentaria que necesitaba refuerzo de personal para las fiestas de fin de año. “Las personas comparten la búsqueda con amigos y llega a más gente. Los tiempos se acortan mucho”, agregó y recordó una anécdota reciente en la consultora: una candidata publicó en Facebook el horario de la entrevista que tenía y el sueldo ofrecido y la oficina explotó de candidatos.

Para Ianina Zubin, directora de la consultora Syntesys, LinkedIn “es una red que se usa mucho desde el reclutamiento”, pero aún tiene una eficiencia baja. “El 0,5% de los profesionales se descubrió en LinkedIn. A veces se encuentran perfiles acordes pero no están queriendo cambiar. Tenés que estar bien posicionada en tu propuesta profesional para funcionar con esta red“, explicó.

En cuanto al uso de Facebook señaló que no se utiliza demasiado para ver información de los candidatos porque muy poca gente tiene información pública.

“Se googlean los nombres para ver si hay algo saliente pero no qué fotos publica o qué comentarios hace. No se ven datos de la vida privada”, indicó.

En ese sentido, Castelnuovo, de Serial de la Torre, destacó que en algunos países, como Italia o Estados Unidos, obtener información de la intimidad de la persona puede ser considerado discriminación, si bien se trata de datos públicos.

El arte de cuidar la propia imagen virtual

Una vez ingresada en las redes sociales, los datos y comentarios que uno hace pueden diseminarse rápidamente. Para evitar problemas que repercutan en el trabajo actual o futuro, los especialistas llaman a recordar que la información que estas redes son medios públicos y que la información puede ser manipulada y difundida más allá del propio control.

Una regla que sugieren es no comentar por esta vía nada que uno no diría a desconocidos.

Al subir información laboral a una red como LinkedIn, las precauciones se intensifican. Para Zubin, de la consultara Syntesys, un consejo general es que “con la prudencia y la seriedad uno no se equivoca”. Y agregó: “Publicar una foto formal y utilizar buen vocabulario. Incluir información acotada y concreta. Nunca halagarse porque eso irrita a los selectores”.

Fuente: texto y foto publicados por Diario BAE (06/01/2014)