201501.21
0
0

Empresarios resisten el código laboral que impulsa el Gobierno

proyectos-laborales-La Cámara Argentina de Comercio reclamó un “profundo análisis” del proyecto de código laboral que el diputado oficialista, Héctor Recalde, presentó en el Congreso y que pretende darle impulso este año. La entidad empresaria mercantil le trasladará la preocupación al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, e intentará también poner en la mesa de diálogo al propio legislador kirchnerista.

El titular de la CAC, Carlos De la Vega, le envió el pedido de audiencia a Tomada a inicios de la semana y la reunión es “inminente”, según dijo el empresario a BAE Negocios. También fue el encargado de invitar a Recalde a un encuentro para presentar la posición de los comerciantes ante la iniciativa legislativa.

“Avanzar en un año electoral sobre el código laboral puede estar teñido de alguna demagogia de parte de sectores que quieran sacar rédito de cara a las elecciones”, afirmó De la Vega. No obstante, desligó a Recalde de ese intento demagógico y “por ese motivo” pidió la entrevista con el legislador nacional.

Los comerciantes temen que la aprobación de una ley que favorezca fuertemente a los trabajadores generaría mayor presión sobre los empresarios y achicaría “al mínimo” el margen de ganancias de parte de los empresarios. Como consecuencia, los hombres de negocios pronostican el cierre de comercios e industrias y su consecuente efecto en términos laborales.

Idéntica preocupación surge a partir de las negociaciones paritarias que se pondrán en marcha, mayoritariamente, desde marzo y hasta junio. Allí, el Gobierno tendría en carpeta la posibilidad de “liberar” las negociaciones por encima del 25% con un tope del 30 por ciento, cinco puntos por encima de la inflación que admitiría como real, según señalaron fuentes oficiales.

Sin embargo, los reclamos gremiales comenzarían con un piso del 30% y podrían estirarse por encima del 40 por ciento, o acuerdos parciales con sumas fijas que eleven el porcentaje final. La CGT opositora encabezada por el camionero Hugo Moyano ya advirtió que la recomposición salarial para “empatar” la inflación tiene una base del 35 por ciento.

Otros gremios tienen pretensiones similares, como bancarios y petroleros. Aunque los sectores comerciantes e industriales manufactureros advirtieron que una pauta en ese margen “es imposible de cumplir” y alertaron sobre las consecuencias en la base laboral.

Fuentes empresarias aclararon a este medio que existen “diálogos permanentes” con los dirigentes gremiales para “analizar la recomposición de los salarios pero también cuidar el empleo”. Uno de los sectores en donde el “cuidado” es más extremo es el automotriz debido a la baja en la producción del 2014 en comparación interanual.

Si bien las condiciones de producción serán “estables” durante 2015, según estiman desde una de las terminales, el peligro de una crisis que mueva el amperímetro podría generar una sangría en los puestos de trabajo. “No es algo que queremos que suceda ni los empresarios ni los gremios”, señaló la fuente consultada.

De combinarse ambas avanzadas de parte de los representantes de los trabajadores, los empresarios advirtieron que “tendrá consecuencias preocupantes y en algunos casos terminales para las iniciativas privadas que generan actividad económicas y empleo”.

Fuente: texto e ilustraciones publicados por DiarioBAE.com (21/01/2015