201507.31
0
0

Violencia de género: por qué falla la protección a la mujer

Pese a la orden de la Justicia, las víctimas de la violencia de género siguen expuestas a su agresor; quiénes son los encargados de garantizar que el acusado cumpla con la medida; qué otras opciones de monitoreo se aplican en el mundo.

restriccionMaira Belén Morán denunció a Alberto Moreno, su ex pareja, en varias oportunidades. Él la amenazaba de muerte, la maltrataba, intentaba alejarla de su familia. Tres veces, según contó su madre, consiguieron que le impusieran una orden de restricción de acercamiento. La última vez que les admitieron esa medida fue hace menos de dos semanas. Sin embargo, el hombre hoy está prófugo, acusado de haber violado la disposición judicial y asesinado a Morán.

“La orden de restricción sirve pero no es suficiente. Falta un análisis integral de la realidad cotidiana de la víctima de violencia de género. Se necesitan estrategias interdisciplinarias de asistencia”, sostuvo Fabiana Túñez, directora ejecutiva y fundadora de La Casa del Encuentro. “Tiene que ver con una falta de capacitación efectiva a todas las personas que intervienen ante una denuncia por estos hechos. Por ahora sólo hay medidas aisladas, y el proceso sigue siendo engorroso para la víctima”, señaló.

“En el caso de Maira Belén, nadie se encargó de constatar que el acusado, a pesar de que la orden de restricción era de 500 metros, vivía a 150 metros de la víctima”, lamentó Túñez.

QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA

Las órdenes de restricción de acercamiento son medidas dispuestas por una autoridad judicial ante una denuncia de una persona que siente amenazada su seguridad e integridad.

En la página de la Corte Suprema se puede acceder a una guía para mujeres en situación de violencia de género, elaborado por la Red de Trabajo Interdisciplinario sobre género y sexualidad en Florencio Varela ( GeFloVa). La guía detalla paso por paso cómo se puede realizar una denuncia y cómo solicitar una medida de protección.

“Como mujer víctima de violencia tenés derecho a pedir una medida de protección (exclusión del hogar, prohibición de acercamiento, cese del hostigamiento) contra el agresor. También las leyes te otorgan el derecho a acceder sin trabas al patrocinio jurídico gratuito”, indica la guía.

También explica que “si el agresor viola la medida cautelar (se te acerca, te agrede, te invade) tenés que denunciar urgente la violación de la medida en la comisaría”. Y añade: “Allí te van a pedir copia de la medida cautelar que se está violando para adjuntarla a la denuncia y para que el personal policial verifique que la medida existe y está vigente”.

Por último, resalta que “la violación de una orden judicial es un delito penal: desobediencia”.

Fuente: Texto e imagen publicados por LaNación.com (31/7/2015)

Seleccionado por Editorial Erreius